Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ortega Cano redescubre el amor en Chipiona, la tierra de Rocío Jurado

Tras la muerte de la inolvidable Rocío Jurado, Chipiona se convirtió en un lugar sombrío para José Ortega Cano. Han tenido que pasar seis años para que el diestro redescubra la luz de la ciudad gaditana... y el amor.
Durante unos días, Ortega Cano ha vuelto a pasear por Chipiona junto a Ana María Aldón, la madre de su futuro hijo. Les han acompañado Gloria Camila, la hija de diecisiete años del torero, y Gema, hija de Ana María.
Las dos jóvenes, de edades muy similares, se han hecho muy amigas. En las fotos publicadas por la revista '¡Hola!' se ve mucha complicidad entre las dos, que pasean junto a Ana María con un look muy veraniego y preparadas para embarcar en el puerto deportivo de Chipiona.
A Ana María se le ve feliz con su embarazo, cada vez más evidente, y muy cercana a José, quien está siempre muy pendiente de ella. El torero está muy ilusionado con su futura paternidad, y se ha encontrado con una nueva familia que parece estar disfrutando al máximo.
Antes de Chipiona, se vio a la pareja y a sus hijas en Málaga, donde pasaron parte de sus vacaciones. Desde que Gloria Camila regresó de su curso en Londres, no han dejado de moverse.
Al parecer, Ortega Cano se está planteando comprar una casa en Sanlúcar de Barrameda, localidad de origen de la futura madre de su hijo, para que la familia pueda asentarse en un lugar conocido.
Sin embargo, no todo son alegrías en la vida del diestro. La salud de su hermano Eugenio, delicada tras el infarto que sufrió a principios de mes, es una preocupación nada desdeñable.
Asimismo, el juicio al que tendrá que enfrentarse en unos meses podría causarle problemas que enturbiasen la felicidad de la que ahora disfruta. Sin embargo, no hay duda de que la compañía y el cariño de Ana María y las hijas de ambos le ayudarán a salir adelante.