Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE y Ciudadanos se comprometen a rebajar el IVA cultural al 10%

PSOE y Ciudadanos se han comprometido a rebajar el IVA aplicado al sector de la cultura del 21 al 10%, así como a reformar la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), a impulsar una Ley de Mecenazgo, luchar contra la piratería, impulsar la labor del Instituto Cervantes, y a "recuperar el Ministerio de Cultura".

Así consta en el documento recogido por Europa Press de acuerdo que este miércoles han sellado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en el marco de las negociaciones para un pacto de investidura del líder socialista de cara a un futuro gobierno.
El acuerdo plantea alcanzar un pacto social y político por la educación, la ciencia y la cultura como "ejes fundamentales y vertebradores" del país para garantizar la igualdad de oportunidades.
MEDIDAS
De esta forma, se han puesto de acuerdo para que, una de sus primeras medidas de gobierno sea rebajar al 10% el IVA cultural, además de impulsar el reconocimiento de un IVA cultural en el seno de la UE que permita su armonización, con el reconocimiento de una fiscalidad especial con tramos menores del 10%.
Asimismo, quieren promover el mantenimiento del IVA del libro en el 4%, e impulsar en el seno de la UE su equiparación para el libro electrónico.
A su vez, se han aliado para "recuperar el Ministerio de Cultura" para darle un "impulso definitivo" a la cultura, a las artes, a la creación, a las industrias culturales y que desarrolle una política que responda a una concepción federal y que promueva la pluralidad cultural y lingüística de España.
La redacción de una Ley de Mecenazgo es otra de las propuestas en este acuerdo de gobierno, donde planean incluir un sistema de bonificaciones a la exportación, en línea con las establecidas en los países del entorno europeo, a fin de competir en los mercados internacionales.
Asimismo, consideran que entre sus primeras medidas se debe reformar la Ley de Propiedad Intelectual, con el objeto de hacer efectiva la protección de la propiedad intelectual y de los derechos del creador, compatibilizándola con un mayor acceso posible al patrimonio cultural.
APOYO A LOS CREADORES
Igualmente, este acuerdo de gobierno contempla medidas en defensa de los derechos de los creadores y de las industrias de contenidos generados en la economía digital.
Para ello, plantean la puesta en marcha de una campana educativa en los colegios, con la colaboración de asociaciones y entidades de gestión, para concienciar a los escolares de la necesidad de respetar la propiedad intelectual y de explicarles el valor de las industrias culturales.
Además, apuestan por la vía administrativa para luchar contra la piratería, con el compromiso de tramitar los expedientes de denuncia en el plazo máximo establecido por la ley.
Igualmente, han acordado el establecimiento de una fiscalía especializada en delitos contra la Propiedad Intelectual dotada de medios, en el que se pondrán en marcha procedimientos "rápidos y eficientes" para detectar violaciones reincidentes de los derechos de propiedad intelectual.
Promover la digitalización de fondos y el acceso a contenidos legales y la modificación de texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, en concreto de los artículos 25 y 31.2, relativos a la copia privada, su compensación y su ámbito, son otras de las medidas para adaptar la normativa española a la de los países del entorno.
UN PLAN PARA EL CERVANTES
Finalmente, PSOE y Ciudadanos han acordado impulsar el Instituto Cervantes, "ventana al mundo de la lengua y cultura españolas" que, a su juicio, "debería ser puerta de entrada del español en Europa".
"El Cervantes debe estar al margen de cualquier cambio político y ganar en independencia para operar como una agencia de difusión del español, profesionalizarse al máximo, tener autonomía para adaptarse a cada país en el que se establezca y contar con mecanismos de gestión evaluables", han señalado ambas formaciones.
Para ello, se comprometen a que todos los países de habla hispana cuenten con un centro cultural español, dependiente del Instituto Cervantes.
A su vez, quieren que el Instituto Cervantes incremente la oferta de cursos de todas las lenguas cooficiales de España y que se promuevan iniciativas legales para el reconocimiento de la riqueza cultural que representa la pluralidad lingüística de España.