Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo García Baena, premio Reina Sofía de poesía

El prestigioso premio, dotado con 42.100 euros, pretende reconocer el conjunto de la obra de un autor vivo que, por su valor literario, constituya "una aportación relevante" al patrimonio cultural común iberoamericano y de España.
El escritor cordobés, asegura que no esperaba el premio y que ha sentido "mucha emoción al recordar a todos los amigos y a la familia". Además, ha reconocido que no sueña con los premios porque no tiene "manía de coleccionar". Para García Baena la importancia del premio no reside en la cuantía económica, sino en que se reconozca la obra en la que ha trabajado más de 60 años.
Esta faceta humilde y humana del poeta también ha sido destacada, tras el fallo, por Luis Antonio de Villena, miembro del jurado: "Pablo siempre ha vivido muy retirado, lejos del poder, y por eso nunca ha estado en medio de los premios. Lo suyo es vivir, las noches, la felicidad. Es un poeta en constante búsqueda de la felicidad", afirma.
Villena también ha afirmado que García Baena es "un gran poeta del idioma, muy estilista", y que precisamente por esa cualidad fue silenciado en una etapa en la que dominaba en España la poesía social.
El premio es entregado cada año por la reina Sofía en un acto que se celebra en el Palacio Real, y además de la dotación económica el galardón incluye la edición de un poemario antológico, con un estudio y notas a cargo de un destacado profesor de literatura de la Universidad de Salamanca.