Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo director del Palau llega para "regenerar la institución" e "internacionalizar la marca" de la orquesta

Ros cree que hay "presupuesto de sobra" para cumplir sus objetivos y dice que desde ahora la orquesta se llevará el grueso de fondos
El nuevo director del Palau de la Música de Valencia, Vicent Ros, elegido este fin de semana mediante concurso abierto, ha asegurado que llega al auditorio municipal para "ponerse las pilas" y "trabajar a 150 kilómetros por hora" con el fin de lograr algunos objetivos prioritarios, entre los que ha destacado "regenerar la institución" e "internacionalizar la marca" de la Orquesta de Valencia (OV) para que sea "embajadora" de la ciudad.
El responsable de la entidad cultural ha incidido especialmente en la importancia de la agrupación musical, que se ha comprometido a potenciar otorgándole el grueso del presupuesto y trabajando para que en los próximos años alcance el centenar de integrantes, pese a que esto será muy complicado si no se desbloquea la "ley Montoro" que limita la contratación al 50 por ciento de las bajas registradas, ha hecho notar. Preguntado por si viene a "salvar" la OV, ha llegado a aseverar con humor: "Yo soy el salvador de la orquesta".
Ros se ha pronunciado en estos términos en una rueda de prensa --la primera de su vida, ha subrayado-- en la que ha estado acompañado por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia y presidenta del Palau, Glòria Tello. La comparecencia ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado de Orlando (Florida, Estados Unidos).
Ros ha sido elegido para estar tres años al frente del auditorio con un proyecto titulado 'Un Palau obert' y ha recalcado que lo será "en varios sentidos", también en el de los géneros, y ha recordado su gusto por la música contemporánea, el pop, el jazz o el rock. "Hoy es el día en el que comenzamos a abrir las puertas del Palau y vamos a regenerarlo, que entre aire fresco y una nueva forma de hacer cultura; este es un contenedor cultural que debe ser vertebrador, transparente, plural y de calidad y, por supuesto democrático", ha enumerado.
El responsable ha lanzado un mensaje a los melómanos y al público fiel de la institución --"que esté todo el mundo tranquilo, aquí tienen cabida todos", ha remarcado-- pero ha incidido en que los "nuevos tiempos" traen también la necesidad de atraer a "nuevos públicos", como los jóvenes. En esta línea, e interrogado por su opinión por el avance de programación que ha presentado el Palau, Ros ha dicho que es de calidad, aunque "cambios habrá" para incluir "producción propia, actividades educativas y de inclusión social".
Asimismo, ha adelantado algunas de las primeras medidas que piensa poner en marcha, como la revisión de los estatutos, ya que los actuales, de 1993 son "abstractos y obsoletos"; y establecer un reglamento y un manual de funciones para la Orquesta. También se ha mostrado "muy preocupado" por la motivación de la plantilla.
"CLIMA SOCIAL MUY VICIADO"
"El clima social del Palau --ha apuntado-- está muy viciado, las relaciones entre el personal de la orquesta y el de administración prácticamente no existen y tenemos que ir todos horizontalmente porque esto es una maquinaria en al que estamos todos y tenemos que avanzar como si fuera un engranaje". Con este fin, ha anunciado que la metodología de trabajo será "de mejora continua y en círculo: planificar, hacer, verificar y evaluar".
Otra de las cosas que "va a cambiar" con su gestión es la distribución del presupuesto. En la actualidad, la programación cuenta con una dotación de cerca de 2,5 millones de los que la mayor parte, en torno a 1,4 millones son para los artistas y orquestas internacionales, y la menor --900.000--, para la OV. Esta tendencia se va a invertir, de manera que será la orquesta la que a partir de ahora se llevará la mayor cuantía, aunque seguirán acudiendo al Palau formaciones y solistas de prestigio mundial y "máxima excelencia", ha garantizado.
Ros se ha mostrado convencido de que dispone de "presupuesto de sobra" para cumplir su programa. "Si hubiera más dinero, pues mejor, pero con lo que hay es suficiente si optimizamos los recursos", ha considerado.
Al director también se le ha planteado qué pasará por el actual titular de la OV, Yaron Traub, que acaba contrato el año próximo y que recientemente mostró su ilusión por continuar con este proyecto y siempre que haya "colaboración". Cuando se le ha inquirido a Ros si él también tiene ilusión por la continuidad del maestro, ha contestado que su "proyecto es el Palau y la Orquesta" y ha agregado que ese es un tema que habrá que "abordar con serenidad" y la decisión será "consensuada y legitimada" por los miembros de la OV, el público y la dirección.
"MAL PERDER"
Por su parte, Glòria Tello ha resaltado que la elección del nuevo responsable del auditorio se ha llevado a cabo a través de un procedimiento "reglado y transparente". Ha asegurado que no le ha llegado ninguna reclamación de otro aspirante y ha atribuido la informaciones sobre una posible impugnación del resultado por parte de algunos de los otros aspirantes al "mal perder" de alguien.
Además, si alguien "tiene pruebas" de que se haya producido alguna irregularidad "debe ir donde toca", ha instado la edil, que ha mostrado su "indignación" por la "ambición desmesurada".
Vicent Ros trabajaba desde hace ocho años en el Palau de la Música que ahora dirigirá. Ha sido secretario técnico del Grupo Instrumental de Valencia y de la Orquesta Sinfónica de la ciudad entre 1992 y 2005. Posteriormente, ha sido adjunto a la Gerencia del Departamento de Orquesta de la Orquesta de la Comunitat Valenciana entre 2005 y 2008, cuando trabajó con los maestros Lorin Maazel y Zubin Mehta. Además, desde 2008 ha sido el inspector de la Orquesta de Valencia.
En el ámbito formativo, posee el título de Profesor Superior de Música por el Conservatorio Superior de Música de Valencia y el máster en Estética y Creatividad Musical por la UV. Por otra parte, es profesor del máster de Gestión Cultural de las Artes Escénicas en la Universidad Politécnica de València (UPV) y miembro del comité organizador del Certamen Internacional de Bandas.