Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paul McCartney, recibido como un mesías en Israel

Unos 50.000 espectadores pudieron seguir a McCartney. El mítico cantante abrió el concierto con la legendaria "I say Hello", que desde el primer momento hizo saltar a los devotos más fieles del beatle.
"Shalom Tel Aviv, Shaná Tová, alan (Hola Tel Aviv, Feliz Año Nuevo, qué hay), fueron las primeras palabras pronunciadas en hebreo por McCartney.
McCartney se prodigó en la interpretación de canciones tan conocidas como el "Let it be", "All my living" o "Lady Madonna", "Drive my car" o un magnífico solo de "Yesterday" con la guitarra.
Vestido de riguroso negro, con una camisa que imitaba la estética maoísta, al más puro estilo beatle, McCartney se destapó a la tercera canción para dar paso a nuevos ritmos en su recital aunque los temas clásicos fueron los más aplaudidos.
Disculpa formal  
El Gobierno israelí no permitió al legendario grupo de Liverpool actuar en 1965, por considerar que podía corromper a la juventud, hecho que trató de corregir en enero de este año a través de su Embajada en Londres.
Israel presentó una disculpa formal a los dos ex Beatles vivos, McCartney y Ringo Starr, y a las familias de los ya fallecidos John Lenon, y George Harrison por su actitud de hace 43 años.
Dos enormes columnas proyectaban imágenes de los Beatles junto al escenario, en un tributo al mítico grupo, quizá en recuerdo del resto de los componentes de la banda que no podrán ya tocar en el Estado judío.
Amenazas islamistas
Aunque McCartney parece haberse reconciliado con los israelíes, ha hecho nuevos enemigos entre los islamistas. Un grupo islamista y una organización palestina aseguran que esta actuación es una legitimación de la política israelí de ocupación.
El líder islamista Omar Bakri, residente en el Líbano tras ser expulsado del Reino Unido, advirtió a mediados de mes a McCartney de que se exponía a ser atacado por . actuar en las celebraciones del 60 aniversario de la creación del estado de Israel
En declaraciones publicadas por el "Sunday Express", Bakri, de 48 años y origen sirio, afirmaba que el músico se ha convertido en "enemigo de los musulmanes" por actuar en un Estado que los oprime. Y le ha advertidoó de que "no estará a salvo" en Israel, ya que los encargados de los operativos del "sacrificio" (acciones suicidas) le estarán esperando.
LA/KOD