Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paz Battaner ingresa en la RAE con una reflexión sobre "los pozos sin fondo" del diccionario

La lexicógrafa y doctora en Filología Románica Paz Battaner ha leído este domingo 29 de enero el discurso de ingreso en la Real Academia Española (RAE), con el título 'Algunos pozos sin fondo en los diccionarios' en el que la académica ha centrado su intervención en términos como justicia o prudencia.
Acompañada de familiares, amigos y compañeros, Battaner ha hecho entrada en la sede de la RAE en Madrid acompañada por los también académicos Félix de Azua y Clara Janés, cumpliendo de esta manera con la tradición que marca que sean los dos últimos en ingresar en la RAE los que 'introduzcan' al nuevo académico.
En su discurso, Battaner se ha referido a esos "sustantivos abstractos" como elementos "exploradores de la realidad que tras ellos se intuye o se analiza y hacen creer que se llega a conocerlos por ser familiarmente utilizados".
Astucia, consumo, disgusto, idea, entretenimiento, oportunismo o triunfalismo son algunas de las palabras que Battaner ha ido analizando en su discurso. "La capacidad para la conceptualización es sin duda una de las marcas diferenciadoras de la humanidad", tras destacar los términos justicia, democracia y libertad como instrumentos clave para "navegar en los mares sociales".
Battaner ha recordado su paso como profesora de enseñanza secundaria, donde detectó que "en clase que muchos jóvenes repetían palabras de los textos y no se cuestionaban su significado". "No les parecían muchas de ellas palabras difíciles; no tenían de ellas un modelo mental y, sin embargo, los jóvenes utilizan a placer, como viático en sus exámenes, palabras de este tipo".
No obstante, la filóloga también ha apuntado el uso de estas palabras entre los hombres públicos, que sirve de "banderas de enganche". "La religión y la política suministran algunas de las que más reflexión han suscitado; la ciencia bautiza fenómenos naturales con ellas; las usamos en todas las situaciones humanas posibles", ha destacado.
DÉCIMA MUJER EN LA RAE
En cualquier caso, considera que se está "lejos aún" de encontrar unas estructuras explicativas del conjunto léxico de las lenguas, pero se da "una circunstancia positiva" para ello en el acercamiento entre gramática y léxico.
"Y la tecnología actual brinda también un instrumento para acercarlos. Ya tenemos grandes almacenes de datos, que delimitan y etiquetan bastante bien las unidades léxicas, y tenemos programas que facilitan la extracción de muchas relaciones contextuales. Los recursos técnicos facilitarán muchas relaciones si, y solo si, hay filólogos, lingüistas y técnicos informáticos juntos detrás.
Con su ingreso, "un honor" para ella tal y como ha reconocido, Paz Battaner logra algo que hasta ahora solo han alcanzado otras diez mujeres más: Carmen Conde, Elena Quiroga, Ana María Matute, Carmen Iglesias, Margarita Salas, Soledad Puértolas, Inés Fernández-Ordóñez, Carme Riera, Aurora Egido y Clara Janés.
IGNACIO BOSQUE: "LAS PALABRAS SON CAMBIANTES"
El discurso de Battaner ha encontrado respuesta en la intervención del académico Ignacio Bosque, quien considera su punto de vista "tan atractivo como inquietante. Las palabras, y en particular las palabras abstractas, son realidades proteicas, cambiantes, adaptativas, versátiles, escurridizas y acomodaticias".
En este sentido, ha alertado sobre el político que "puede intentar apoderarse de las palabras arrimando el ascua a su sardina para hacerles decir lo que en cada momento conviene a sus intereses". "A diferencia del político, el lexicógrafo no pretende apropiarse de ellas", ha añadido.
DEFENSA DEL DICCIONARIO
Bosque ha concluido su intervención con una defensa del diccionario. "Mucha gente piensa, en efecto, que los diccionarios son como las ciudades o como las carreteras: cosas que ya están hechas. Aunque no seamos los únicos, los que hoy nos reunimos en este salón sabemos bien que esta es una verdad a medias", ha resaltado.
"Somos muy conscientes de que --aunque existan-- las ciudades, las carreteras y los diccionarios necesitan mantenimiento, y también comprendemos que es necesario construir nuevas carreteras, nuevas ciudades y nuevos diccionarios. Hemos de seguir haciendo nuestro trabajo y ofreciéndolo a la sociedad como si en verdad fuera así de simple, natural y espontáneo", ha concluido.