Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pepe Isbert en la memoria

Es uno de los rostros y voces, ronca como ninguna, más inconfundibles del cine patrio de posguerra. Lo recordamos como el querido alcalde que saludaba a sus ficticios vecinos desde el balcón en 'Bienvenido Mr. Marshall' en su etapa dorada; y como entrañable abuelo al final, en aquella saga de 'La gran familia'. Ahora se reeditan sus memorias, 'Mi vida artística (Memorias. Su teatro, su cine, su época)'. Para que nadie se olvide de uno de los clásicos del celuloide español.
Editadas por primera vez en 1967, la Fundación Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión de España ha decidido recuperar ahora, en colaboración con la Filmoteca de Albacete, las memorias que el protagonista de 'Bienvenido Mr. Marshall', 'Historias de la radio', 'La gran familia', 'El cochecito' o 'El verdugo' escribió en los últimos compases de su vida. 'Mi vida artística (Memorias. Su teatro, su cine, su época)' narra el contexto teatral y cinematográfico español en las seis primeras décadas del pasado siglo.
Pepe Isbert estructuró la obra en un total de 18 capítulos en los que va dando cuenta de los primeros grandes clásicos del cine español sonoro y en habla de su posicionamiento político en plena Guerra Civil: "Yo, personalmente, me adhiero a cualquier régimen que significa orden, trabajo y respeto a mi religión". A 'Bienvenido Mr. Marshall', cómo no, le dedica un capítulo completo.
Tomando como punto de partida su infancia, cuando le conocían como el 'Obispillo' que sobrevivió a una meningitis, Isbert hace un profundo repaso a medio siglo de nuestra historia con los gloriosos tiempos del cine de la época de fondo. Al final del volumen asume con resignación y buen humor su decadencia, sobre todo en lo que a la salud se refiere.
La obra está prologada por su hija, María Isbert, y el actor Javier Cámara, quien escribe de él: "El señor Isbert era católico y sentimental. No diré que era feo, porque no puede ser feo alguien que inspira tanta ternura", escribe el actor de "Hable con ella" o "Los girasoles ciegos".
"Estamos aquí para recordar a un genio al que todos nosotros amamos profundamente", ha afirmado durante la presentación de estas memorias Pilar Bardem, quien rememoró la carrera de un actor que "dedicó toda su vida al trabajo" y, en su opinión, "lo hizo como Dios".
MV