Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Petición unánime del Parlamento cántabro para que el Centro de Arte Rupestre de la UNESCO se lleve a Santillana

La Torre de Don Borja; las Casas del Águila y la Parra o el antiguo convento de las monjas clarisas, posibles ubicaciones en Santillana
Los cinco grupos con representación en el Parlamento de Cantabria (PP, PRC, PSOE, Podemos y Ciudadanos) han unido este lunes sus votos para reclamar al Gobierno autonómico que realice "todas las gestiones necesarias" para que el Centro de Arte Rupestre de la Unesco vaya a Santillana del Mar.
Concretamente, en la iniciativa aprobada por unanimidad se proponen tres posibles ubicaciones para este centro dentro de Santillana del Mar: la Torre de Don Borja; las Casas del Águila y la Parra o el antiguo convento de las monjas clarisas.
De hecho, la diputada del PRC ha señalado que, además de estas localizaciones, en Santillana hay "más edificios emblemáticos" para poder acoger este centro.
Durante el debate, todos los grupos han coincidido en que Santillana del Mar, donde se encuentra Altamira, es una ubicación "lógica" y "más que razonable" para este centro, que sería el séptimo de nivel 2 de patrimonio mundial de la UNESCO, y también en los beneficios que para el turismo, y con ello para la economía regional, supondría.
Van den Eynde ha dado por seguro, en su intervención, que el Centro de Arte Rupestre de la UNESCO se ubicará en Cantabria, lo mismo que el Archivo Lafuente en el Banco de España como centro asociado al Museo Reina Sofía, todo ello, según ha dicho, "gracias" a las gestiones realizadas por el Gobierno central (PP), ahora en funciones, y por el anterior Ejecutivo regional, también de los 'populares'.
Ante esta afirmación, Ruiz (PRC) ha defendido que no siempre ha sido claro que este centro iba a estar en Cantabria y ha asegurado que en algún momento de la pasada legislatura las gestiones para ello "se torcieron".
Por ello, ha opinado que desde Cantabria se debe "tener firmeza" y ser "muy serios" para reclamar que definitivamente este centro de la UNESCO llegue a Cantabria pues ha advertido de que este recurso ya ha sido reclamado por otras comunidades autónomas.
Aunque los 'populares' ven "más que razonable", igual que el resto de grupos que Santillana acoja este centro, también cree que podrían existir "más opciones" en Cantabria, para acoger esta centro, como Puente Viesgo.
Aunque entiende que podría haber más ubicaciones, el diputado 'popular' Eduardo Van den Eynde ha señalado que si se lleva a Santillana del Mar se podría vincular este centro de la UNESCO al Patronato de Altamira a través del papel que tiene centro de él la Fundación Botín.
Los regionalistas, sobre todo, han insistido en defender Santillana del Mar respecto a otras posibles y, para ello, ha argumentado, entre otras razones que, al ser éste un municipio de la Comarca del Besaya, la instalación del centro de la UNESCO allí sería un "revulsivo" para esta zona "deprimida" y muy afectada por la crisis, generando "riqueza y empleo".
Además, han insistido en defender la "descentralización" que ello supondría al entender que "no tiene que estar todo en Santander".
Las intervenciones del resto de grupos han ido centradas a resaltar la repercusión que supondría para Cantabria contar con este centro que, según han señalado, supondría la "mejor vía para la internalización" del patrimonio rupestre de la comunidad, sería un "reclamo" para conseguir más visitantes, contribuyendo a la desestacionamiento del turismo en Cantabria y beneficiando a otros sectores, como el de los servicios y el comercio.
Por su parte, Podemos, tras expresar su apoyo a esta iniciativa, ha aprovechado para advertir de los riesgos que para el patrimonio rupestre de Cantabria supone la no prohibición de técnicas como la fractura hidráulica.
En ese sentido, ha alertado de que el "mal hace" de "políticos de turno" al no prohibir el fracking o adoptar medidas especiales de protección puede hacer que, dentro de un tiempo, Cantabria "no tenga nada de lo que enorgullecerse y nada que proteger", como ahora son sus cuevas rupestres.
Esto le ha valido a la diputada de Podemos Verónica Ordóñez la reprimenda de la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiaga, por aprovechar, según ha dicho, que "el Pisuerga pasa por Valladolid para hablar de lo que no debe".
También durante el debate ha salido a relucir la polémica existente sobre la ubicación del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), actualmente ubicado en los bajos del Mercado del Este de Santander pero al que se está buscando otras ubicaciones, para lo que distintos ayuntamientos están pugnando por llevárselo a sus territorios.
Por otra parte, y más allá del debate, en este punto del orden del día, que ha servido para cerrar la sesión matutina del Pleno, se ha aprovechado para recordar la memoria del recientemente fallecido en accidente de tráfico José Antonio Lasheras, director del Museo de Altamira.