Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Placebo regresa a Chile en 2010 para presentar su nuevo álbum "Battle for the sun"

El cantante británico del grupo Placebo, Brian Molko, aseguró que "Battle for the sun" fue un largo trabajo que se hizo sin las distracciones de Londres y sin sello, lo que lo hace sentir libre. EFE/Archivotelecinco.es
El grupo británico de pop rock Placebo anunció su regreso a Chile para principios de 2010, en el marco de la gira de presentación de su nuevo álbum, "Battle for the Sun", que sale la próxima semana a la venta.
Según informó hoy el diario "El Mercurio", "Battle for the Sun" saldrá a la venta en Chile el próximo 15 de junio, y espera engrosar los 54.500 discos vendidos por Placebo en este país.
Desde el lanzamiento de "Meds" (2006), Placebo ha sufrido una profunda transformación, que llevó al batería Steve Hewitt a abandonar el grupo tras diez años de carrera.
Este cambio se materializó con la entrada de Steve Forrest, de 22 años, que, en palabras del integrante Brian Molko "fue como cambiar Darth Vader por Luke Skywalker".
El guitarrista agregó que el grupo necesitaba "a alguien que estuviera feliz en la banda, así que fue fácil" el encuentro con Forrest.
"Battle for the Sun" ha supuesto, además, la entrada de Placebo en el mundo de la producción independiente, después de dejar atrás su contrato con la discográfica multinacional EMI, y grabar en Toronto, a 3.000 kilómetros de su Londres natal, su primera obra totalmente personal.
"Esta vez hicimos algo más abierto y colorido. Por eso nos demoramos el doble: fue un largo trabajo que hicimos sin las distracciones de Londres y sin sello, lo que te hace sentir libre", señaló Molko.
"Kitty Litter" es el tema inaugural de "Battle for the Sun". La agresividad fluye en los rasgueos de guitarra a la vez que Molko clama por el cuidado mutuo de las personas y ataca al individualismo imperante en la sociedad.
La suciedad y el sonido "garage" se cuela en las canciones "For what it's worth" y "Breathe underwater", mientras que "The never-ending why" deriva en una oda a la frustración.