Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Polanski, a un paso de la libertad

Hace una semana, la justicia suiza dio su luz verde para la libertad bajo fianza de Polanski. FOTO: EFE / Archivotelecinco.es
Galli explicó que el Ministerio quiere que la llegada a la exclusiva localidad alpina de Gstaad se haga lo más tranquilamente posible, a pesar del revuelo mediático que su presencia está causando.
El realizador, de 76 años, ha pasado los últimos días en prisión en espera de reunir la fianza de 4,5 millones de francos (3 millones de euros) ordenada por el Tribunal Penal Federal suizo, y mientras se ultimaban los preparativos para las medidas cautelares también establecidas con el fin de evitar su posible fuga de Suiza.
Hace una semana, la Justicia suiza dio su luz verde para la libertad bajo fianza de Polanski, que además estará vigilado electrónicamente, tanto con un sistema de seguridad en su chalet como mediante una pulsera electrónica que se le colocará en el tobillo.
En su propiedad de Gstaad deberá permanecer hasta que se aclare si es o no extraditado a Estados Unidos , de donde huyó en 1978 tras declararse culpable de mantener relaciones sexuales con una menor y no asistir al juicio. En el chalet de Polanski hace días que comenzaron los preparativos para acogerle y empleados de una empresa de seguridad colocaron un sistema de vigilancia electrónico alrededor de esa propiedad para garantizar así el respeto de la detención domiciliaria.
El sistema que permitirá vigilar al cineasta está compuesto por cámaras, puertas blindadas y alarmas ubicadas dentro y alrededor de la residencia. Polanski no podrá abandonar su propiedad, pero podrá recibir allí todas las visitas que quiera y hospedarlas si lo desea. Asimismo, podrá hacer llamadas telefónicas sin limitación alguna y mantener correspondencia electrónica, según ha confirmado la Oficina Federal de Justicia de Suiza. CGS