Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Prado reivindica la autoría de tres de sus obras del Bosco

'Mesa de los pecados capitales', 'Las tentaciones de san Antonio Abad' y 'La extracción de la piedra de la locura', en su exposición
El director adjunto de conservación e investigación del Museo del Prado, Miguel Falomir, ha reafirmado la autoría de tres de las obras atribuidas al Bosco que posee la pinacoteca y que se exponen en la muestra que abrirá sus puertas la próxima semana, que fue puesta en duda por parte de la Fundación del Proyecto de Investigación y Conservación de El Bosco.
Durante la presentación de la muestra que la pinacoteca dedica al artista flamenco en el V centenario de su muerte, que cuenta con el patrocinio de la Fundación BBVA y abre sus puertas el próximo 31 de mayo, el museo ha dedicado la segunda parte de multitudinaria rueda de prensa a argumentar los motivos por los que no comparte las conclusiones de este estudio.
Falomir ha señalado que, si bien respeta estas conclusiones, no las comparte, tal y como ya afirmó el museo a la prensa cuando se conocieron las conclusiones de dicho estudio, el pasado mes de febrero, cuyos argumentos no convencen al museo madrileño.
Según ha precisado, esta posición no se debe a su "inmovilismo" o a una defensa "a capa y espada" de sus colecciones, puesto que, tal y como ha subrayado, nunca ha tenido problema en cambiar la atribución de sus obras, como ocurrió con la autoría de un retrato de la infanta Margarita, "que tanto admiraba Dalí", y que creían que pertenecía a Velázquez.
En primer lugar, ha señalado que los argumentos de índole científica para la desatribución se limitan a la cronología, que permite la datación de las obras mediante los anillos, y en los estudios se demuestra que estas tablas pudieron ser utilizadas a partir de 1964, lo que en su opinión las hace compatibles con la actividad del Bosco.
En cuanto al análisis de los pigmentos, ha señalado que en el caso de 'Las tentaciones de San Antonio Abad', por ejemplo, "ninguno de los materiales que aparecen son ajenos a la obra del Bosco". "Los estudios científicos no dicen quién ha pintado la obra, sino quién no la ha pintado", ha agregado, por los que estos estudios "no sirven para decir" que es del Bosco, pero sí que "pudieron perfectamente ser realizados" por este artista.
EL ARGUMENTO MÁS PODEROSOS: LA CONTEMPLACIÓN
En cuanto a argumentos de tipo documental, ha señalado que no hay ningún documento directo que afecte a estas obras y ha señalado que la referencia documental más próxima esgrimida por el Bosch Research and Conservation Project respecto a 'Mesa de los pecados capitales' procede de una obra de Felipe de Guevara, presente en la exposición, que "no es infalible", a pesar de su pasión por la pintura. A su juicio, "los argumentos más poderosos son los proporciona la contemplación".
En este sentido, la comisaría de la muestra, Pilar Silva, ha señalado que 'Mesa de los pecados capitales' es una de las excepciones del Bosco, lo que no significa que sea algo malo, sino una visión distinta. En concreto, ha explicado que la obra está realizada en madera de chopo, y no de roble, "más ligera" y que "favorece la manipulación", lo que puede dar pistas sobre la función de la pieza, que Felipe II conservaba en sus aposentos.
Por otro lado, Silva ha argumentado que las obras sufren modificaciones a lo largo de su historia, lo que no supone que la autoría tenga que ser retirada, en referencia a 'Las tentaciones de san Antonio Abad', que posee añadidos del siglo XIX, así como otros cambios en la figura del santo, realizados en el siglo XVI.
Preguntados por la posibilidad de que estas obras fueran realizadas en el taller, Falomir ha destacado que "científicamente no hay nada en contra" y ha indicado que el grado de participación de los ayudantes en la obra es una cuestión que no es concluyente en dicho estudio.
En este sentido, la comisaria de la muestra ha recalcado que pudo tener "colaboradores", pero sostiene que "todo lo que hizo en la superficie es de su mano". "No puede ser de otra manera", ha enfatizado.