Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Premio de Poesía, Francisca Aguirre: "La educación es enemigo número 1 de aquellos que quieren explotar a los demás"

La Premio Nacional de Poesía en 2011, Francisca Aguirre, ha asegurado este miércoles en Santander que la educación es "el enemigo número uno de quienes quieren explotar a los demás" y ha criticado los recortes presupuestarios acometidos por el Gobierno de España en este campo porque, a su juicio, "si las personas saben leer y escribir sabrán que tienen obligaciones pero también que tienen derechos".
La autora de poemarios como 'Historia de una anatomía' apostó por "cambiar las cosas desde el Parlamento, haciendo leyes que defiendan a los que no tienen nada frente a los que tienen mucho" y denunció las políticas que exigen "que los más desfavorecidos se ajusten el cinturón mientras que aquellos a los que les sobra el dinero son intocables".
"Es una barbaridad que nos digan que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades" afirmó la escritora durante una rueda de prensa celebrada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su participación en el ciclo 'Martes Literarios', organizado por la institución académica como parte de sus actividades culturales de verano con el patrocinio de El Diario Montañés.
Cuestionada acerca del papel social de la poesía, la autora subrayó que "toda poesía es social porque todos estamos dentro de la sociedad y damos noticia de lo que ocurre". En esta línea, manifestó que es la "propia vida" la que va "obligando" al creador a escribir "sobre unos temas u otros".
En cuanto a su obra, Aguirre reconoció que su concepción de la literatura cambió el día que leyó el poema 'Esperando a los bárbaros', de Kavafis. "Después de eso, revisé todo lo que había escrito y lo quemé para empezar de cero", recordó la escritora, quien señaló que se concentró en estudiar a los autores clásicos para aprender a escribir "sin prisas".
La autora, que se definió a sí misma como "una autodidacta químicamente pura" confesó que tardó "seis años" en terminar su primer libro, 'Ítaca', que empezó a escribir después del nacimiento de su hija. "No existen buenos y malos poetas, están los que se conforman y los que no", apuntó para explicar el "largo" proceso de corrección al que somete a sus obras.
"PORVENIR MUY NEGRO"
Aguirre, nacida en Alicante, aseguró que a pesar de vivir en Madrid desde los tres años, su obra tiene un "fuerte componente mediterráneo" y destacó que el mar es "un elemento fundamental" en su literatura.
Asimismo, se mostró optimista en cuanto al futuro de la poesía española ya que, según dijo, los jóvenes disponen de "una ventana abierta al mundo con las nuevas tecnologías" y tienen el "inconformismo" de saberse ante "un porvenir muy negro".
Sobre sus próximos proyectos, señaló que durante los últimos cinco años ha escrito cuatro libros, tres de los cuales --'Conversaciones con mi animal de compañía', 'El tiempo piensa' y 'Fronteras'-- se irán publicando "en breve" porque considera que "ya están hechos" y no tiene necesidad de "corregirlos más".