Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe de Asturias de Investigación premia a cinco científicos creadores de nuevos materiales

Sumio Iijima, físico; Shuji Nakamura, ingeniero; Robert Langer, ingeniero; George M. Whitesides, químico, y Tobin Marks, químico ha recibo el galardón de Investigación Científica y Técnica. FOTO: Fundación Príncipe de Asturiastelecinco.es
Langer, entre otras investigaciones, ha desarrollado un tejido cardíaco con casi todas las características del natural, incluida la capacidad de contraerse, mientras que Nakamura es el inventor de los diodos luminosos azules, una tecnología que permite esterilizar el agua potable.
Marks ha investigado sobre la utilización de transistores invisibles de alto rendimiento que combinan material orgánico e inorgánico que permitirían la construcción de pantallas de texto e imágenes que podrían proyectarse sobre parabrisas, gafas o ventanas.
Estas técnicas resultan, según el jurado, "fundamentales para el desarrollo sostenible del planeta y la lucha contra la pobreza" y contribuyen al ahorro energético y a la utilización de nuevas fuentes de energía.
Los nuevos conocimientos básicos y las técnicas y descubrimientos realizados por este grupo de científicos y las "fascinantes" tecnologías que han desarrollado están impulsando, destaca el acta, "una revolución sin precedentes y resultan de trascendental importancia para el progreso de la Humanidad".
Otras candidaturas
Entre las 43 propuestas que optaban al galardón, procedentes de 23 países, figuraban también el Centro de Cirugía de Mínima Invasión, con sede en Cáceres, y la Organización Meteorológica Mundial.
En los últimos años fueron distinguidos con este premio Jane Goodall; los oncólogos Joan Massagué, Judah Folkman, Tony Hunter, Bert Vogelstein y Robert Weinberg, y el neurólogo portugués Antonio Damasio, mientras que en 2006 fue para el físico Juan Ignacio Cirac y el año pasado recayó en Peter Lawrence y Ginés Morata.
El premio, dotado con 50.000 euros y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró, es el tercero que se falla este año tras el de Cooperación Internacional que fue para cuatro organizaciones que lideran la lucha contra la malaria en Africa, y el de Artes para el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. CGS