Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Productoras de televisión responsabilizan al Gobierno del cierre de canales y le piden "una actitud proactiva"

Las Productoras Asociadas de Televisión de España (PATE) han responsabilizado este viernes al Gobierno del cierre de nueve canales de TDT, solicitándole una "actitud proactiva" a partir de ahora para evitar que "sean las cadenas las que paguen este error".
En un comunicado, las productoras españolas consideran que "este perjuicio, al que se ven abocadas las televisiones, ha sido producto de una actuación equívoca de la Administración y no de las cadenas y, por lo tanto, es el Gobierno el que debe solucionar el problema".
Para esta asociación, el Gobierno "debe tomar una actitud proactiva" ante este hecho. "Si el Tribunal Supremo ha dictaminado en contra de una decisión de la Administración, no pueden ser las cadenas televisivas las que paguen este error, ya que éstas solo actuaron y cumplieron las normas establecidas", ha señalado.
Además, ha alertado del hecho de que, pese a que estos canales "eran incipientes", su desaparición impedirá la posibilidad de generar contenidos para los mismos y, por lo tanto, puestos de trabajo en la industria audiovisual que, con esta decisión, "no solo no se van a crear sino que se van a destruir".
Por otro lado, PATE considera que los espectadores serán los que "también sufran" esta medida, ya que el cierre de estos canales de televisión va a reducir "significativamente" la oferta televisiva actual.
"Además, para el sector, este cierre supone, de nuevo, una inseguridad jurídica que genera mucha incertidumbre para posibles inversores y coproductores, tanto nacionales como internacionales. Es importante, para cualquier industria, contar con un entorno regulado y seguro, sin cambios permanentes", ha indicado.
"A este hecho se le suma la preocupación por parte del sector audiovisual ante la caótica migración de los hogares a una nueva señal del espacio radioeléctrico. A nueve meses de esta migración, no se sabe aún cuál es el plan del Gobierno y existe la preocupación, cada vez más creciente, de si los hogares se quedarán sin televisión", ha concluido.