Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RASDTV, las cámaras dentro del desierto

Noche en las dunas del desierto del Sahara, en el sur de Argelia. El FiSahara celebra una noche de música saharaui. Hay luna llena. Los más de 500 asistentes al Festival se sientan en las dunas a ver el concierto. Pero no son los únicos que podrán verlo. Un equipo de la televisión saharui, RASDTV, hará posible que miles de saharauis asistan en sus casas al mismo espectáculo. En directo.
Para los españoles, acostumbrados a una televisión que emite directos a cualquier hora, una emisión de este tipo no nos sorprende. Ni siquiera pensamos en las enormes dificultades técnicas que requiere. Pero Mohamed Salem sí lo sabe. 
Este químico empezó haciendo televisión en los campamentos saharauis cámara en mano. Nadie le tomaba muy en serio pero, diez años después, la televisión saharaui es una realidad que, desde hace tres años, emite informativos y programas cuatro horas diariamente y cuatro horas de repetición de programación.
En total ocho horas al día gracias a unos 50 trabajadores y la ayuda de un ingeniero español que viajaba cuando puede, de manera altruista, a colaborar en todo lo que puede. Incluso trayendo a especialistas extranjeros para solucionar los numerosos problemas. El último, un especialista italiano que ha conseguido conectar la antena a un satélite ruso que permitirá la emisión vía Internet. En 'streaming'.
Entre las dunas, dos mujeres llevan una cámara. La sitúan en un lateral de los músicos. Una de ellas enfoca La otra es Fátima, periodista licenciada en Argelia. Trabaja en RASDTV desde sus inicios, y forma parte del equipo del programa "Avec les femmes" (Con las mujeres), que se emite los domingos. Fátima, como el resto de los trabajadores de la televisión saharaui, se ha formado en universidades extranjeras. En Cuba, Argelia o Libia. Muchos de estos profesionales son mujeres: técnicos, cámaras, montadoras, periodistas.
Los cables se amontonan en el suelo. En la unidad móvil, se muestra lo que se ve en televisión y también lo que se ve en Internet. Pero, de repente, todo queda en negro. El satélite ruso no pudo con la electricidad saharaui. Fundido en negro y fin abrupto del concierto en RASDTV. Sin embargo, el trabajo no acaba. Los cámaras siguen rodando. Luego, habrá que montarlo todo para que, esta vez, sí se vea todo el concierto. Aunque no sea en directo.