Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

RSF condena el clima de violencia y ensañamiento político en el que trabajan los periodistas en Egipto

Ha habido cinco muertos desde la caída del régimen de Mohamed Mursi el 3 de julio
La ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha condenado este lunes el clima de violencia y de ensañamiento político en el que se ven obligados a trabajar en Egipto los profesionales de la información, tanto autóctonos como extranjeros.
Según RSF, desde el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi el pasado 3 de julio han fallecido al menos cinco periodistas, 80 han sido arrestados de forma arbitraria, siete de los cuales aún permanecen detenidos, y al menos unos 40 han sido agredidos por las fuerzas de seguridad o por manifestantes de los diferentes bandos.
"Es inaceptable que los periodistas sean considerados continuamente objetivos. Los profesionales de la información deben poder ejercer su labor sin que su vida sea puesta en peligro independientemente de su línea editorial. Lamentamos la pasividad de las nuevas autoridades egipcias y les solicitamos que reaccionen inmediatamente adoptando medidas concretas para garantizar la protección de los periodistas y el respeto a la libertad de información", ha declarado la ONG.
AL MENOS CINCO PERIODISTAS MUERTOS Y MÁS DE 80 HERIDOS
En los últimos dos meses han fallecido cinco periodistas en Egipto, siendo este el balance de víctimas para el periodismo más elevado en la historia contemporánea del país. RSF ha recordado que la cobertura de los acontecimiento recientes en Egipto es indispensable para poder comprender la complejidad de la situación en el país.
En ese mismo período de tiempo, más de 80 profesionales de la información han sido arrestados de forma arbitraria por las fuerzas de seguridad del país, 23 de ellos de nacionalidad extranjera. Si bien es cierto que la mayoría de los periodistas detenidos lo fueron por un período inferior a 24 horas, algunos fueron retenidos durante varios días, incluso semanas. En la actualidad, cuatro periodistas permanecen detenidos.
RSF ha denunciado que estas detenciones tienen por objetivo a aquellos periodistas de los medios próximos a los Hermanos Musulmanes y a los periodistas extranjeros, a los que las autoridades egipcias acusan de cubrir los últimos acontecimiento de forma "sesgada".
AGRESIONES Y ROBOS QUE QUEDAN IMPUNES
La ONG ha señalado que al menos 40 periodistas han resultado heridos o han sido agredidos mientras cubrían las manifestaciones de los seguidores de los Hermanos Musulmanes y sus enfrentamientos con las fuerzas policiales.
Asimismo, ha revelado que las agresiones a los periodistas van acompañadas, en muchas ocasiones, de la confiscación de sus materiales de trabajo. Según RSF, este tipo de agresiones son cometidas en su mayoría por los manifestantes.
La organización ha alertado de que estas agresiones suelen quedar impunes ya que las fuerzas de seguridad y las autoridades no son capaces de garantizar la seguridad de los profesionales de la información.
Por último, RSF ha querido denunciar el cierre de una decena de medios de comunicación y las redadas a las que se han visto sometidas las sedes de varios medios de comunicación por su apoyo a los Hermanos Musulmanes.