Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Rabia' triunfa en el Festival de Cine de Málaga

El filme, que se estrenará el 28 de mayo, narra la historia de dos inmigrantes sudamericanos que trabajan en España y que son pareja desde hace poco tiempo. José María -interpretado por Gustavo Sánchez Parra- es albañil y Rosa -por Martina García- es empleada doméstica interna.
El protagonista tiene una personalidad volátil y una discusión lo lleva a un enfrentamiento con su capataz, que termina con la muerte accidental de este último. Debido a ello, José María no sabe qué hacer y se refugia en la mansión en la que trabaja Rosa sin contárselo a nadie, ni siquiera a ella.
De esta forma, el protagonista se esconde en el desván e inicia una vida secreta, en la que roba comida por las noches y tiene como compañía a las ratas de la casa. Así, se convierte en testigo de la vida de los señores Torres y de la de Rosa.
El director destacó en rueda de prensa que llevar a cabo 'Rabia', inspirada en una novela, ha sido un "reto", ya que la grabación se inició por el final del filme, debido a que el protagonista se tuvo que someter a una dieta muy dura para poder reflejar la pérdida de peso de José María a lo largo de su refugio en la casa.
La actriz Concha Velasco, que da vida a la señora Torres, resaltó que esta película le ha dado la oportunidad de interpretar a "un personaje" que le encantó, por lo que subrayó que "yo soy actriz" y, por tanto, "quiero vivir otras vidas".
Por su parte, la protagonista del filme, rodado en una casa de un pueblo del País Vasco, manifestó que llevar a cabo este papel fue "un reto", ya que su experiencia como inmigrante es "muy diferente a la de Rosa". Además, sobre su personaje resaltó que es "muy contenida" y que siempre está para los demás, por lo que es sólo con el espectador cuando demuestra lo que está sintiendo.