Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Real Madrid gana al Barça la Copa del Rey y tiñe la capital de blanco

Esta madrugada hemos visto a la plantilla del Real Madrid brindando la copa de su Majestad el Rey a la afición blanca en la Cibeles. Trajeados unos y con la camiseta del equipo otros, los jugadores hace unas horas disfrutaban con este título ganado al Fútbol Club Barcelona, cuyo resultado fue un ajustado 1-2. Al llegar a Madrid, Iker Casillas ofreció la copa a la afición del equipo blanco entre una nube de confeti y ante la diosa Cibeles brincó con la afición. También pudimos ver a un serio Cristiano Ronaldo -inseparable durante toda la noche de su gorra-, a Sergio Ramos, a Pepe, Xabi Alonso, Marcelo, Gareth Bale -el responsable del tanto definitivo que entregó la victoria al Real Madrid en el minuto 84- y el resto del cuadro merengue.
Entre cánticos como 'Así, así, así gana el Madrid', 'Campeones, campeones','Hasta el final, vamos Real' o 'Sí , sí, sí, la copa ya está aquí', el equipo de Carlo Ancelotti se proclamaba ganador de la esperada final de la Copa del Rey contra su eterno rival, el Barça. La capital de España se volvió a inundar de miles de aficionados del conjunto blanco -que comenzaron a llegar poco a poco después de la medianoche tras el pitido final del partido- en la madrugada de este Jueves Santo tras la victoria del Real Madrid contra el Fútbol Club Barcelona, logrado en Mestalla (Valencia).
Encabezados por su portero y capitán Iker Casillas, los jugadores celebraron su decimonoveno título copero alrededor de la estatua de su diosa Cibeles -perfectamente protegida por vallas-, en Madrid. Procedente del aeropuerto de Barajas, el Real Madrid llegó al estadio Santiago Bernabéu a las 3:34 horas, donde miles de seguidores les esperaban para celebrar el triunfo, vitoreándoles, aplaudiéndoles y agradeciéndoles su coraje. Además, se escuchó el himno del Real Madrid cantado por Placido Domingo y todos aprovecharon para teñir la capital de blanco, ondeando banderas al viento y bufandas blancas. Y es que fue tan inmensa la aglomeración de merengues que el Ayuntamiento desplegó un dispositivo especial de seguridad ante posibles incidentes.
Diez minutos después del reencuentro con su afición, los jugadores subieron al autobús preparado específicamente para el festejo e hicieron el recorrido hasta Cibeles custodiados por la policía. Antes de bajar del autobús, los jugadores dieron varias vueltas alrededor de la estatua ante la expectación de miles de aficionados, que abarrotaron la fuente madrileña, así como parte del paseo de Recoletos y la calle Alcalá.
Los jugadores del equipo blanco fueron llamados por su nombre uno por uno para subir a la pasarela que rodeaba la estatua. El último en hacerlo fue el capitán Iker Casillas, que con la mítica canción 'We are the Champions' de fondo, vistió a la Cibeles con una bandera de España y el escudo de su equipo. Finalmente a las 4:28, el equipo regresó al autobús para volver a su estadio. Y es que ayer, un Real Madrid con iniciativa, con el balón como argumento y con afán de protagonismo, levantó la voz para conseguir llevarse el título.