Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Regresa a las librerías 'El camino más corto', de Manuel Leguineche, el "mejor relato del género de viajes" en España

'El camino más corto', libro publicado por primera vez en 1978 y que retrata el viaje alrededor del mundo que el periodista Manuel Leguineche (1941-2014) realizó durante 1965 y 1966, regresa a las librerías reeditado por Ediciones B.
Vuelve así "el mejor relato del género de viajes" escrito en España, obra del "maestro del relato periodístico", Manuel Leguineche, según ha afirmado el también periodista Mariano López durante la presentación del libro este viernes 13 de mayo en Madrid. Según López, este libro contiene entre sus páginas un viaje exterior, pero también interior, y está convencido de que "transformará al que lo lea".
Junto a López también han acudido a la presentación familiares de Leguineche y amigos, así como compañeros de profesión como Ramón Lobo y Pedro Aguilar.
La reedición de 'El camino más corto' es el punto de arranque de un proyecto a largo plazo que devolverá a las librerías algunos de los títulos más destacados de la trayectoria literaria de Manuel Leguineche. Así, Ediciones B arrancará en octubre de 2016 la publicación de una Biblioteca de Autor que incluirá los siguientes libros: 'El precio del paraíso', 'El club de los faltos de cariño', 'Yo pondré la guerra' y 'Hotel Nirvana'.
Tanto Lobo, como López y Aguilar han alabado la figura de su compañero Leguineche y todos coinciden en que era un referente, pero no sólo periodístico, sino a nivel "ético", tal y como ha señalado Lobo, quien recalca que aún sigue escuchando su voz cuando lee 'El camino más corto'.
Nacido en Arrazua (Vizcaya) en 1941, reflejó en 'El camino más corto' la expedición que realizó, junto a tres periodistas estadounidenses y un fotógrafo suizo, a bordo de un coche, por países como India, Irak, Afganistán, Libia o Australia, cuando sólo contaba con 23 años, en un viaje que "le marcó" en su vida y en su carrera profesional, según ha relatado Aguilar. A juicio de Ramón Lobo, --que considera que su relación con Leguineche era más de profesor-alumno--, llevó a cabo un viaje que hoy día sería "imposible" de realizar debido a la cantidad de conflictos bélicos que hay.
Manuel Leguineche también era un "grandísimo viajero", según indica López, pues para el periodista, Leguineche siempre llevaba en su "equipaje" tres elementos: la curiosidad periodística (además de su "gen viajero"), el sentido del humor (tal y como recuerda, Leguineche solía hacerse pasar por un jugador de fútbol para poder pasar los controles en los aeropuertos) y la humildad. "Ese acercamiento a los más pobres le hacía más grande", ha dicho por su parte Aguilar, quien explica que Leguineche era uno de esos periodistas a los que les gustaba "mezclarse" con la gente y no ir "de figurita", así como un periodista "de impulsos".
Hasta Camilo José Cela se quedaba "boquiabierto" cuando escuchaba a Leguineche contar sus historias, según explica Aguilar. Precisamente, Cela era uno de los referentes del periodista vasco, junto con Miguel Delibes o, ya en el plano internacional, Ernest Hemingway, tal y como añade Pedro Aguilar.
Leguineche, escritor y fundador de las agencias de noticias Colpisa y Fax Press, recibió a lo largo de su carrera como periodista el Premio Nacional de Periodismo, el Pluma de Oro, el Cirilo Rodríguez, el Godó, el Julio Camba, el Ortega y Gasset, el FAPE de Periodismo y la Medalla de la Orden del Mérito Constitucional.
DEFENSA DEL "PERIODISMO LENTO"
Ramón Lobo también ha reflexionado sobre el periodismo de hoy en día, al que ha calificado como "periodismo rápido e individual", y ha defendido el "periodismo lento" que solía ejercer Leguineche. "Esa capacidad de irte a un sitio se empieza a perder con la llegada de Internet y los móviles", ha comentado Lobo, quien recuerda que el periodismo de antes te permitía decir eso de "la línea es muy mala, la estoy perdiendo", cuando hoy en día todo se soluciona con un mensaje de WhatsApp, y por tanto, se produce una pérdida de intimidad. "Es como si todos estuvieran haciendo la misma información", añade.
Asimismo, ha afirmado que el problema del periodismo de hoy en día, es que "no sólo todo el mundo va a la misma guerra", sino que "todo el mundo cuenta lo mismo, todo el mundo se fija en las mismas cosas". Lobo considera que ese "periodismo lento" --en el que el periodista llega a un sitio para ponerse a hablar con alguien y en el que lo que interesa es "la sorpresa"-- "se ha perdido". "Se viaja muy corto y con los titulares en la maleta", ha lamentado Lobo sobre la profesión periodística de hoy en día.