Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Reina Sofía exhibe la mirada coral que abrió las puertas de la cultura fotográfica española al mundo

'Humanismo y subjetividad en la fotografía española de los años 50 y 60. El caso Afal' se enmarca en PHotoEspaña 2016
El Museo Reina Sofía acoge desde este lunes hasta el 7 de noviembre la exposición 'Humanismo y subjetividad en la fotografía española de los años 50 y 60. El caso Afal', una muestra colectiva que refleja la apertura de la cultura visual española al mundo y que se enmarca en PHotoEspaña 2016.
Esta exposición está formada por un total de 70 fotografías y otros materiales documentales que ponen de manifiesto la internacionalización de los fotógrafos españoles, en la que el grupo Afal tuvo un protagonismo especial, tal y como ha explicado el director del museo, Manuel Borja-Villel, este lunes durante la presentación.
La revista homónima, fundada en Almería y que se publicó entre 1956 y 1963, fue el punto de partida de este grupo, al que se sumaron todos aquellos fotógrafos de todos los rincones de España que sintieron un interés por la fotografía alejada de la versión más "anodina" de esta disciplina artística, movidos por las tendencias del documental neorrealista y del reportaje humanista.
Carlos Pérez Siguier, fundador junto a José María Artero García de esta revista, ha donado recientemente al Reina Sofía una selección de material que ha hecho posible esta exposición, gracias a trabajos de autores como el propio Artero, Leonardo Cantero, Joan Colom, Gabriel Cualladó, Gonzalo Juanes, Ramón Masats, Alberto Schommer o Julio Ubiña.
En concreto, este legado, custodiado por Pérez Siguier durante más de 50 años, está compuesto por publicaciones y materiales especiales, tales como correspondencia intercambiada con los fotógrafos españoles más importantes, donde se analiza el contenido de la revista Afal y se incluyen anécdotas sobre discusiones estéticas e ideológicas que permiten entender la fotografía de este periodo.
FOTÓGRAFOS "INCONFORMISTAS"
Según ha explicado Pérez Siguier a los medios de comunicación, "los fotógrafos más inquietos no tenían un medio de difusión y tuvieron que adscribirse a las asociaciones que existían, donde imperaba una fotografía banal e insustancial, que no representaba las inquietudes de su tiempo".
El interés de los fundadores de Afal por documentar el "ambiente realista" y ver las "diferentes manifestaciones", aunque siempre desde una "postura intelectual" les llevó a agruparse en una asociación a la que se sumaron aquellos fotógrafos "inconformistas" que había en diferentes puntos de España.
De esta forma, desde una ciudad "tan apartada" como Almería, se convirtieron en motor de una revolución con la que pudieron difundir tanto "ideas" como "fotografías" y tener protagonismo en países europeos como Francia y otros lugares internacionales alejados de las fronteras españolas como México.
Entre los certámenes y las muestras colectivas en las que participó el grupo destacan el Salon Albert I de Charleroi (Bélgica) y la Bienal de Pescara del año 1958, así como la exposición colectiva organizada en 1959 en París, junto al Club Photographique les 30 x 40, que itineró por Berlín, Moscú y Milán.
La exposición también recoge el proyecto '11 fotógrafos españoles a París', un proyecto organizado en 1962 por Comissariat Général du Turisme del Estado francés en Barcelona, con la intención de promocionar el turismo español hacia Francia.