Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Renée Zellweger, madre abnegada y muerta de miedo en 'Expediente 39'

El último film del director Christian Alvart está protagonizado por la oscarizada Renée Zellweger y la joven Jodelle Ferland. En 'Expediente 39', Zellweger abandona la comedia para centrarse en su primera experiencia en el cine de terror. En esta película interpreta a Emily Jenkins, una asistente social que adoptará a una niña (Jodelle Ferland) a la que sus padres intentaron asesinar.
Caritativa, entusiasta y madura así es Emily Jenkins, el personaje que Renée Zellweger interpreta en 'Expediente 39'. Este papel nada tiene que ver con los anteriores. El público está acostumbrado a ver a Zellweger como la divertida Bridget Jones, personaje por el que es más conocida, pero en esta ocasión la intérprete quedó prenda del guión de 'Expediente 39' y no dudó en participan en el film.
El director de la película, Christian Alvart, estaba encantado de que Renée Zellweger quisiese introducirse en el género del terror con 'Expediente 39'. Sería un estreno doble, tanto para la actriz como para el director. Por un lado, para Alvart, de origen alemán y consagrado directo en Europa por películas como 'Anticuerpos', este sería su debut en Estados Unidos. Para Zellweger la grabación del thiller ha significado dejar a un lado a los papeles cómicos que antaño le dieron la fama.

No basta con correr y gritar
En 'Expediente 39' Renée Zellweger se introduce en la mente de Emily Jenkins. Se tendrá que enfrentar a preguntas de madres primerizas sobre su labor como madre y no lo tendrá fácil con su hija adoptiva, interpretada por Jodelle Ferland, pues a pesar de su aspecto dulce e inocente lo sobrenatural le persigue y el miedo las irá atrapando.
Para comprender mejor la moralidad del personaje, sus creencias raciales y el trabajo que desempeñaba como asistente social, Zellweger acudió a los Servicios de Protección a la Infancia de Los Ángeles. Su intención en este lugar era comprender cual era la labor diaria a la que se tenía que enfrentar un trabajador social y comprendió que era un trabajo de gran responsabilidad, una responsabilidad que añadió a Emily Jenkins.
Nada tiene que ver este personaje con el de Bridget Jones, papel que estuvo apunto de perder. Los directores del films pensaron que Zellweger no era actriz adecuada, pues el personaje de Bridget Jones era inglesa y rellenita y por el contrario la actriz tenía un marcado acento norteamericano y estaba delgada. Pero la ganadora de un oscar por su interpretación en 'Cold Mountain', no les defraudó y tomo clases para parecer una autentica inglesa y engordó unos kilitos.
Sin duda Jones con su carácter divertido, alocado y tierno dejó al público prendado de ella y las críticas sobre la actriz por su interpretación fueron estupendas. Lo mismo le paso con su papel en 'Cold Mountain', donde dio vida a Ruby, una mujer tosca y ruda que sorprendió gratamente a la academia por la que ganó el oscar a la mejor actriz de reparto. Ahora Zellweger tendrá que enfrentarse a las críticas sobre su nueva película, ¿qué tal le irá en España? La recaudación nos lo dirá pronto.