Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Restauradores recuperan el Mosaico de Medusa, de finales del siglo II d.C., ubicado en Itálica

Un equipo de restauradores ha llevado a cabo el encargo de recuperar y restaurar del denominado Mosaico de la Medusa, situado en la Casa del Planetario y de finales del siglo II d.C., que, junto con otros ejemplares del Conjunto Arqueológico de Itálica, fue enterrado bajo una cubierta de protección de geotextil, arena y grava, a inicios de los años 2000 a la espera de poder recibir el adecuado tratamiento de conservación y restauración.
Los trabajos de recuperación de este importante mosaico comenzaron a principios de 2015, han durado diez meses y han consistido en la retirada de la cubierta de protección de geotextil, grava y arena; la consolidación de las teselas desprendidas; la fijación de los bordes del mosaico; el relleno de las lagunas existentes de antiguo con un mortero de cal y arena similar al romano, y el tratamiento superficial destinado a su conservación preventiva.
Así lo ha detallado la Consejería de Cultura de la Junta --de la que depende el Conjunto de Itálica-- en una nota en la que ha destacado el "esfuerzo" de dicho organismo por "recuperar para el disfrute público el rico patrimonio de la ciudad romana italicense".
Ha explicado además que todo este proceso ha sido registrado por parte del equipo del Conjunto Arqueológico, y constituye la base de una pieza documental de cuatro minutos que ya puede verse a través del canal de Youtube del Conjunto Arqueológico, accesible en la dirección web 'https://youtu.be/w0TqWj08EjI'.
El mosaico de Medusa se sitúa en una estancia de la Casa del Planetario y está datado entre los años 160 y 175 d.C. Con una superficie de 42 metros cuadrados, fue descubierto en 1972 durante las excavaciones dirigidas por el profesor José María Luzón, y se trata de un mosaico polícromo con un emblema central hexagonal, donde figura la cabeza de Medusa con sus grandes ojos y cabellos de serpientes, rodeado por varias alfombras secundarias con decoración geométrica y floral.