Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ritmo de altos vuelos de Rihanna enciende el segundo día de Rock in Rio

El rhythm and blues de altos vuelos de Rihanna y las ardientes proclamas urbanas de Calle 13 han encendido a las casi 90.000 personas que han acudido a la segunda jornada de Rock in Rio Madrid, que proseguirá Shakira a ritmo de pop y caderas y cerrará el DJ del momento, David Guetta.
Desde Barbados llegó Rihanna para ofrecer su primera y, hasta el momento, única actuación en España, que esperaba con los brazos abiertos el rhythm and blues de altos vuelos que ha colocado a esta perla caribeña en lo más alto del panorama musical mundial.
Cuando el frágil semblante de Rihanna apareció sobredimensionado sobre las enormes pantallas del Escenario Mundo estalló la locura y el público se estremeció de placer ante la presencia de la diva, que se presentó con gafas negras, pelo rojo de diseño y un vestido tan vanguardista como provocativo.
No se quedaban atrás sus bailarines, que dibujaron un cuadro futurista en el que Rihanna comanda una nave perdida por el espacio en busca de un sonido que sólo ella puede encontrar.
"Mad House" fue el tema escogido por la cantante para inaugurar un repertorio que se nutre de los cuatro discos publicados hasta el momento por la artista. Sin embargo, el protagonista en los primeros compases del concierto fue su nuevo trabajo, "Rated R".
Y es que "Hard", "Firebomb", "Rockstar" y "Rude Boy" fueron algunos de los nuevos temas del álbum que fue descubriendo la bella isleña, que a lo largo de una hora y media dejó patente su facilidad para coquetear con géneros como el rap, el pop o el reggae.
Antes de Rihanna, calentó el escenario, o más bien lo achicharró, el dúo puertorriqueño Calle 13, cuyo ritmo urbano movilizó a un público que coreó emocionado sus canciones.
Vestido sólo con un pantalón de deporte y su lenguaje provocador y crítico, el vocalista René Pérez (Residente) saltó al escenario al grito de "Madrid, dale duro", junto con Eduardo Cabra (Visitante) y el resto de su grupo, en el que ha sido su primer concierto europeo.
Esta banda, triunfadora en los últimos Grammy Latino, ha enfebrecido al público con sus letras, de una fuerte crítica social, en las que no ha faltado la condena a la reciente ley de inmigración aprobada en Arizona (Estados Unidos).
"Un saludo a Puerto Rico, a todos los españoles, a los inmigrantes de todo el mundo, a los políticos y al Gobierno de Arizona, porque no puedo creer que todavía en el mundo exista el racismo. Eso está mal, y desde aquí pido que gritemos en Rock in Rio para que se oiga allá afuera", ha recalcado Residente.
La banda boricua ha dejado el testigo a Rihana y, tras ella, llegará al Escenario Mundo la colombiana Shakira, que con sus mundialmente famosos golpes de cadera presenta en España su último disco, "Loba", y que ya participó hace dos años en la primera edición del festival.
Shakira, a la que sus incondicionales esperan impacientes desde que se abrieron las puertas del recinto, algunos enarbolando banderas colombianas, tiene previsto interpretar, junto a sus nuevas canciones, temas ya clásicos como "Si te vas" o "Ciega, sordomuda", o los más recientes "La tortura" y "Las de la intuición".
La segunda jornada de Rock in Río Madrid la cierra el DJ francés David Guetta, un habitual de la discoteca Pachá de Ibiza y entre cuyos temas más conocidos se encuentran "Sexy Bitch" o "I gotta feeling", en colaboración con el grupo estadounidense Black Eyed Peas.
El primer fin de semana de este macro-evento musical, que ayer reunió a 49.000 personas en el extrarradio madrileño, baja mañana el telón, hasta el próximo 11 de junio, con una jornada familiar dedicada a los más pequeños y en la que actuarán, entre otros artistas, la "niña prodigio" de la factoría Disney Miley Cyrus y el grupo Mc Fly.