Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roncagliolo vuelve al Perú violento de los 90 con 'La noche de los alfileres': "España está en la crisis de los 40"

"La vuelta a la novela de Vargas Llosa es una noticia estupenda: Perú es casi un país que él inventó"
El escritor Santiago Roncagliolo regresa con 'La noche de los alfileres' (Alfaguara) al violento Perú de su juventud en los años 90, con una reflexión sobre el pasado de un país que "ha dejado de ser adolescentes" frente a la España actual, que "está en la crisis de los 40".
"A España la veo en esa crisis de los 40 de una persona que sabe que quiere cambiar cosas, pero no cuáles", ha señalado el escritor, residente en Barcelona desde hace varios años y que recientemente ha superado también la barrera de edad de los 40 años.
Esta crisis también la traslada a Europa, comparando al viejo continente con el "barrio pijo" en el que viven los protagonistas de su novela. "Es como un barrio pijo que pretende contener con alambradas los brotes de violencia, pero eso da igual, porque siempre se filtrará", ha asegurado.
'La noche de los alfileres' retrocede veinte años en la memoria de los cuatro personajes principales para hablar de un hecho terrible protagonizado por ellos mismos durante su adolescencia. De fondo, el Perú de Fujimori con un ambiente de revolución antes de importantes cambios políticos.
"Esta es la novela que les debía a mis hijos, un retrato de la adolescencia en que viví con el sonido cotidiano de las bombas, secuestros, toques de queda o cádaveres por la calle", ha apuntado Roncagliolo, quien asegura que, al ver crecer a sus hijos, piensa en "que tienen mucha suerte".
A pesar de que en otras ocasiones el autor peruano ya volvió la vista atrás sobre su país, es ahora cuando se ha "atrevido" a exponerse en primera persona. "Había tratado de dejar de escribir sobre esto, porque en América Latina si escribes de temas políticos todo el mundo empieza a tratarte como político, pero quería hablar de lo que yo vi con mis amigos", ha afirmado.
La adolescencia cobra protagonismo, aunque con ese telón de fondo violento que termina impregnando a la juventud. "Los adolescentes en esa situación pueden dar mucho miedo, son como monos con metralletas emocionales. Mis amigos y yo, con todo lo que estaba pensando, éramos un montón de tipos que solo pensaba en buscar mujeres", ha bromeado.
LA CENSURA EN LA LITERATURA INFANTIL
El autor, que empezó escribiendo libros infantiles, ha lamentado la actual "condescendencia" con los jóvenes, incluso en la literatura. "Tendemos a sobreproteger a los niños y a intentar que vivan en un mundo perfecto, que no vean nada. Y esto se traduce en una censura total en la literatura infantil, cuando ha sido todo lo contrario: en Pulgarcito por ejemplo, hay un ogro dispuesto a comerse a los siete hermanos", ha ironizado.
En ese ejercicio de comparación entre pasado y presente de 'La noche de los alfileres', Roncagliolo reconoce que el resultado es el de una Perú que "ha resuelto admirablemente su pasado violento". "La culpa ha sido muy difícil de procesar, más que en otros países, porque aquí había implicado también un Gobierno democrático y, en el fondo, todos hemos sido culpables", ha apuntado.
UN 'BREAKING BAD' PARTICULAR
En los próximos días verá la luz la nueva novela de Mario Vargas Llosa, 'Cinco esquinas', en las que el autor de 'La fiesta del chivo' regresa también a su Perú en una época similar a la de Roncagliolo. "Es una noticia estupenda, sabes que vas a disfrutar porque Perú es casi un país que él inventó. Hemos crecido con Vargas Llosa toda la vida y está en todas partes, ¡hasta en el 'Hola'!", ha bromeado.
Por último, sobre el auge de la novela negra, ha defendido este tipo de trabajos al entender que "la cultura popular y la alta cultura nunca han sido excluyentes". "En la medida en que me interesan los miedos yo voy jugando con el género. Tengo mucha influencia del cine y la televisión y, de hecho, se puede pensar que los protagonistas de 'La noche de los alfileres' están viviendo su propio 'Breaking Bad'", ha concluido.