Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Clarà abre la Pasarela Gaudí Novias con vestidos de los años 20 y 30

Una modelo desfila por la pasarela con una creación de la diseñadora catalana Rosa Clará, durante la Pasarela Gaudí Novias 2009, la cual se celebra hasta el proximo día 12 de junio en Barcelona. EFEtelecinco.es
La diseñadora catalana Rosa Clará ha abierto hoy la Pasarela Gaudí Novias 2009 con una colección inspirada en los años 20 y 30 y con toques dorados que ha arrebatado a los más de 800 asistentes, entre ellos muchas caras conocidas de la sociedad catalana.
La colección, muy versátil y para que todas las mujeres se puedan sentir identificadas y satisfechas con alguno de sus vestidos, permitirá afrontar a la firma el 2010 sin miedo a la temida crisis que afecta a otros sectores, pero que de momento parece que está pasando de largo por la moda nupcial.
Novias con vestidos que recordaban a la Gilda más sensual, novias de princesa de cuento con grandes faldas, y novias de aspecto inocente con trajes de piqué han desfilado por una pasarela en la que se ha visto la mejor colección de todas las que ha presentado Rosa Clará hasta ahora, muy madura, con carácter y con la magia de quien se sabe líder.
En quince años de existencia Rosa Clará se ha convertido en la firma de novias de lujo más importante del mundo, y esta posición se ha podido comprobar hoy en la colección.
Vestidos de talles muy ajustados y grandes volúmenes en las faldas, de las que nacen flores en aplique y relieve, y cuerpos rematados con anchas tiras de pedrería se han intercalado con vestidos de líneas etéreas hechos con bambulas de seda, gasas y georgettes, ajustados en el pecho y con movimiento de caída en el cuerpo.
La gran novedad de la colección 2010 ha sido un tejido con flecos de seda natural que se adapta al cuerpo creando siluetas sinuosas de gran movimiento, y que Clará ha rematado con escotes en pico, palabra de honor y cuellos barco con adornos de pedrería y perlas.
También ha hecho un guiño a los vestidos cortos con diseños que parecían trajes de bailarina llenos de tul ilusión de seda y otros a medio camino entre muñeca y niña buena.
Artur Mas y su esposa, Helena Rakosnik, Xavier Trias y Marta Ferrusola de Pujol han seguido, entre otras personalidades catalanas, la colección en una primera fila que tenía delante a personajes conocidos del mundo de la moda, el espectáculo y el deporte, y del mundo del colorín de las revistas.
El desfile de Clará ha dado paso a las colecciones que Jesús del Pozo, Jesús Peiró, Model Novias, Yolan Cris, Victorio & Lucchino y White Day by José María Peiró presentarán mañana, en una jornada en la que algunas de las firmas más importantes del sector concentrarán sus últimas propuestas para decir "sí quiero".
En total, 27 diseñadores están programados en esta edición de Pasarela Gaudí, que este año tiene también muchas colecciones de fiesta y ceremonia, especialmente para mujer, porque en una boda también se visten de forma especial las madres, madrinas, y las hermanas de los novios.
El pabellón 8 del recinto Gran Vía de la Fira de Barcelona acoge hasta el 12 de junio esta Pasarela Gaudí Novias, a la que seguirá el Salón Internacional NoviaEspaña, que cerrará el 14 de junio la Barcelona Bridal Week, marca que convierte a la ciudad en la capital mundial de la moda nupcial.
Desde hace años las tendencias de moda nupcial se marcan en esta gran pasarela, y en una feria por la que se espera que pasen más de 13.000 profesionales y compradores de todo el mundo.
Actualmente, Cataluña representa el 50% de la industria española de moda nupcial, incluidos los complementos, ropa de coctel, fiesta y ceremonia y moda de novia y novio, y el 70% de esta producción se exporta.
Países de la Unión Europea como Italia, Francia, Portugal, Reino Unido y Alemania son los mejores clientes de esta gran industria, aunque otros países emergentes se han sumado, como Rusia, que el año pasado creció un 39% porque a las novias de ese país les gustan muchos los vestidos para casarse que se hacen en España.