Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La SGAE insta a Rajoy a rechazar una posible 'supercomisión' europea para la propiedad intelectual y asuntos digitales

El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Luis Acosta, ha expresado en una carta dirigida a Mariano Rajoy su "enorme preocupación" ante las manifestaciones del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en las que contempla la creación de una 'supercomisión' que englobe la propiedad intelectual junto con otras materias como telecomunicaciones, comercio electrónico, protección de datos y derecho de la competencia.
En un reciente discurso, Juncker aseveró que la propiedad intelectual constituye uno de los principales obstáculos para la consecución del mercado único y, por ello, planea reformar la estructura de la Comisión, creando una nueva, única, encargada de la agenda digital.
En la carta, Acosta recuerda a Rajoy que la SGAE y el resto de las sociedades de autores europeas están "convencidas" de que la inclusión de los derechos de autor en una cartera única y exclusivamente dedicada a cuestiones digitales y tecnológicas, amenaza a la economía europea y muy especialmente a la industria cultural, así como a los miles de autores y editores a los que representa.
"Se debilitarían los derechos de autor en favor de los intereses del sector tecnológico. Abordar las cuestiones relacionadas con los derechos de autor únicamente desde un punto de vista digital es contrario a la dimensión global e integral del derecho de autor", señala la misiva.
Así, la SGAE entiende que la propiedad intelectual y los asuntos digitales deben desarrollarse "en paralelo, pues se trata de sectores interrelacionados". "Situar ambas materias bajo la misma dirección supone abandonar el sector cultural y la protección de la industria creativa, debilitando a los derechos de autor, frente a otros intereses ajenos a dicho sector".
Contra la opinión de Juncker, Acosta ha transmitido a Rajoy la necesidad de que se fortalezca la política europea a favor del crecimiento y el empleo en el sector cultural, excluyendo la propiedad intelectual de la Dirección Digital o de la Súper Comisión de la Agenda Cultural, y que se la integre en la Dirección General de Empresa.
"Sería este el reconocimiento del valor económico y social de la industria cultural europea, y en concreto, la de nuestro país, generadora de riqueza y de desarrollo económico de la sociedad española, y puente de unión y fortalecimiento de las relaciones con los países de nuestra misma lengua", ha concluido.