Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sábado Santo los periódicos no se publicarán por segunda vez en el año, una tradición del siglo pasado

El próximo Sábado Santo, los periódicos de tirada nacional no saldrán a la venta en los quioscos debido a un descanso establecido por la ley de prensa del siglo pasado y que supone la segunda vez en el año en que se produce esta situación --además del 1 de enero y el 25 de diciembre--.
Esta situación fue concebida para el descanso de los trabajadores de la información en el marco de un estado católico y con un profundo respeto por las tradiciones religiosas.
A esto se sumaría el principal escollo al que se enfrentan las publicaciones en temporada vacacional: la apertura de quioscos en este periodo se reduce drásticamente y el sábado santo la media de establecimientos abiertos es inferior a lo habitual en días festivos.
En cualquier caso, ya ha habido ocasiones en que un periódico rompe con la tradición establecida y cambia las costumbres del sector. Por ejemplo, 'Diario 16', un periódico vespertino --publicado por la tarde de lunes a sábado-- decidió cambiar su formato y salir en los quioscos los lunes por la mañana y todos los días.
Este fue el comienzo de la desaparición de los diarios vespertinos (y los matutinos en su edición de antaño, de martes a domingo), ya que la rentabilidad de esa decisión llevó al resto de competidores a adoptar este modelo de publicación --es decir, todos los días de la semana, tal y como se hace ahora--.
Antes del año 1904, los diarios españoles salían todos los días de la semana, incluidos los domingos. La ley que prescribió el descanso dominical, del 19 de agosto de 1904, obligó a suspender la publicación de periódicos el último día de la semana, aunque con excepciones para los diarios confeccionados antes de las 12 de la noche del sábado.
No obstante, tal y como demostró un real decreto posterior del año 1920, la ley del Gobierno Maura debió ser burlada en numerosas ocasiones, ya que en el nuevo reglamento se hacía hincapié en que la prohibición incluía a las empresas y agencias periodísticas.