Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un documental disecciona 'El jardín de las delicias' con la mirada de Salman Rushdie, Nélida Piñón o Miquel Barceló

'El Bosco. El jardín de los sueños' invita a varias personalidades a conversar sobre esta obra, dentro de las actividades que acoge el Prado
El Museo del Prado ha presentado este lunes 6 de junio el documental 'El Bosco. El jardín de los sueños', una cinta dirigida por José Luis López Linares que disecciona la famosa obra 'El jardín de las delicias' a través de la mirada de varias personalidades de la cultura, tales como los escritores Salman Rushdie y Nélida Piñón o el artista Miquel Barceló, y que se enmarca en las actividades programadas en torno a la exposición que acoge esta pinacoteca hasta el mes de septiembre.
El director del Prado, Miguel Zugaza, ha explicado durante la presentación que esta cinta está basada en la "bella e inteligente idea" de Reindert Falkenburg, quien está convencido de que esta obra fue un elemento de conversación en la corte de los Nassau, motivo por el que traslada aquella función al siglo XXI y recupera el diálogo que surgió a partir de los elementos de la pintura, "la más compleja" del artista, en palabras de Zugaza.
'El Bosco. El jardín de los sueños', patrocinado por la Fundación BBVA y de una duración de 84 minutos, llega a cerca de un centenar de salas de cine este jueves de octubre, y su estreno está previsto también en otros países europeos, Estados Unidos y América Latina, tal y como han señalado el director del Prado.
López Linares ha señalado que en esta cinta el protagonista no es el Bosco, sino 'El jardín de las delicias', una de las tres o cuatro más famosas del mundo, y también una de las pinturas de referencia del Prado, cuyos detalles se plasman ahora en los cines y convierte de esta forma la pantalla en una verdadera sala de museo.
Además de las personalidades citadas, aparecen en este documental Cees Noteboom, Orhan Pamuk, Laura Restrepo, Michel Onfray, Cia Guo Quiang, isabel Muñoz, José Mará Ballester, Max, Ludovico Einaudi, William Christie, Silvia Pérez Cruz, Renée Fleming, Pilar Silva --comisaria de la exposición--, Philippe de Montebello, John Elliott, Carmen Iglesias, Alejandro Vergara y Xavier Salomon. El director del filme ha señalado que quisieron que participara también Umberto Eco, pero no tuvieron ocasión antes de su muerte.
DIÁLOGO MULTISENSORIAL
Por su parte, Falkenburg, narrador de este documental, ha señalado que su misión es actuar como un traductor entre lo que transmite el Bosco con esta obra y lo que puede representarse al gran público en los cines, con el objetivo de demostrar que 'El jardín de las delicias' es "una máquina que enciende la imaginación", y que provoca un "diálogo multisensorial", puesto que no solo provoca ideas y emociones, sino "incluso reacciones corporales".
Tal y como ha explicado, el objetivo de esta pintura fue crear un "elemento destinado a la conversación", que diera lugar a "debates sobre las ideas y los conceptos que se representan, y que hoy siguen produciendo esa fascinación", tal y como se ve en el Prado, donde hay que "abrir paso entre las multitudes para poder verlo".
Preguntado por su carácter religioso del Bosco, Falkenburg ha señalado que a pesar de las afirmaciones sobre su perfil "agnóstico y hereje", existen "indicios" sobre su pertencia a una cofradía y su asistencia a misa una vez a la semana, así como la coincidencia de sus referencias con las de las bibliotecas de la corte, de marcado acento religioso. "Era un hombre con una visión bastante tradicional y muy devoto", ha dicho.
'El jardín de las delicias' ofrece una comparación novedosa sobre los detalles de la obra que engarza con la cultura visual y cultural del siglo XX: el festival de Woodstock. De hecho, en la cinta, Barceló compara los frutos que toman los protagonistas con LSD, una comparación "muy evidente". En este sentido, el escritor Noteboom ha señalado: "Si el Bosco hubiera visto Woodstock habría pensado: ¿Hay algo para pintar?".
"¿De dónde salió esa fantasía tan demoniaca?", se pregunta en esta película Piñón al observar la obra, al tiempo que cree que para decir lo que el Bosco muestra "hay que inventar las palabras", mientras que el autor de cómic Max destaca la "narrativa", y el propio Falkenburg pone de relieve su perfil tradicional en el sentido religioso, y su carácter innovador en la dimensión artística.
Cesc Noteboom, que ha publicado este año el ensayo 'El Bosco: un oscuro presentimiento', ha hecho referencia durante esta rueda de prensa a la comparación con una máquina y ha recordado las palabras de Umberto Eco sobre 'El jardín de las delicias', quien señaló que "cuantas más interpretaciones tiene la máquina, más marcha".