Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sam Mendes une en el escenario a Inglaterra y Estados Unidos

Sam Mendes durante la presentación en Madrid. Vídeo:Informativos Telecincotelecinco.es
Este proyecto tiene una sola finalidad
juntar grandes actores en una sola obra, en un solo escenario, en una compañía internacional
cuanta más variedad de público tenga una obra, mejor
Eso es la muerte del teatro
El actor norteamericano Ethan Hawke, que participa en la obra de Shakespeare 'Cuento de invierno', no ha querido dejar de señalar que "estamos muy agradecidos de poder compartir el amor por estas obras con el público de aquí. Es un honor". Al mismo tiempo, reía al contestar una pregunta sobre su nueva carrera literaria. Acaba de publicar un texto en la revista Rolling Stones, de lo que se siente "bastante orgulloso" y ha señalado que "siempre busca editor. Si algún editor español está interesado, pasadle mi teléfono", ha bromeado.
¿Diferencias entre británicos y norteamericanos?
Sobre la diferencia entre los actores británicos y los estadounidenses, entre los participantes en la rueda de prensa había variedad de opiniones. Así, la actriz Sinead Cusack, indica que "todos nos aproximamos individualmente a la obra y no a través de nuestro ADN". Algo con lo que está de acuerdo Rebecca Hall, conocida en España especialmente por protagonizar junto a Javier Bardem, Penélope Cruz y Scarlett Johansson 'Vicky Cristina Barcelona' pero con una importante carrera teatral. Para ella, "nos juntamos todos con un objetivo común que es hacer la mejor producción posible. Todo el bagaje que puede uno tener, lo tira por la borda para adaptarse a un nuevo conjunto de reglas y normas para echar a andar todos juntos".
Sin embargo, Ethan Hawke reconoce "cierto complejo de inferioridad por parte de los actores norteamericanos porque pensamos que el teatro y Shakespeare son propios de los ingleses". Pero añade que, "como actor norteamericano, lo que tenemos que aportar es nuestra falta de educación sobre las obras de Shakespeare. No hemos crecido con ellas. Aportamos una sensación de descubrimiento". También para Mendes, esta actitud es destacable: "una de las ventajas de los actores norteamericanos es que no asumen ni presuponen la grandeza de Shakespeare y eso ayuda en muchas ocasiones".
Como los Beatles
En cuanto a la elección de textos, Mendes confiesa que buscaba obras con "paralelismos y similitudes". 'El jardín de los cerezos' y 'Cuento de invierno' tienen "elementos comunes como la nostalgia, el paso del tiempo, la redención, escenarios parecidos...Los autores van más allá de la frontera del naturalismo e intentan hacer cosas que no habían hecho antes, empiezan a indagar. Le decía hace un momento a Ethan Hawke que viene a ser como les pasó a The Beatles con 'The White Album': Llega un momento en que no les importa cómo sale. La obra es un medio de expresión y, en su conjunto, una verdadera obra de arte".
Proyecto de tres años
Mendes ya tiene en mente las dos próximas obras de este proyecto, con una duración de tres años. En 2010 emprenderán la producción de 'Tres hermanas' y 'Como gusteis'. De nuevo Chéjov y Shakespeare. Al director le encantaría volver a contar con los actores, pero reconoce que "no es fácil juntar un reparto de este calibre. Que actores como estos te cedan nueve meses de su vida renunciando a proyectos de menos tiempo y mejor remunerados, es muy a tener en cuenta. No sé qué cara me pondrán si les pido otros nueve meses de su vida el año que viene".
Ethan Hawke lo tiene claro: "Siempre, siempre si un director, además uno en el que confias, te pide algo, siempre, siempre hay que decir que sí. Como regla absoluta. Si luego tienes un problema, se echa la culpa al representante".