Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exposición de San Lorenzo del Escorial recupera 'El Carro de heno' en el V centenario del Bosco

La exposición 'El Bosco en El Escorial. Celebración del V centenario', organizada por Patrimonio Nacional con la colaboración especial del Museo Nacional del Prado, abrirá este sábado 19 de marzo al público con once piezas del maestro holandés y su taller, incluido 'El carro de heno' tras su reciente restauración.
La exposición se podrá visitar hasta el martes 1 de noviembre en las Salas de Honores del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial. De esta forma, Patrimonio Nacional se suma a la conmemoración internacional del 500 aniversario de la muerte de Hieroymus van Acken Bosch, más conocido como Jheronimus Bosch o el Bosco.
La muestra reúne varias obras del artista que se conservan hoy en día en el Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial y pertenecientes a las Colecciones Reales. En total se podrán contemplar once piezas del Bosco y su taller, entre las que destacan tres pinturas: 'Cristo coronado de espinas'; 'Cristo con la cruz a cuestas' y el tríptico 'El carro de heno'.
Esta última pieza será presentado después de una reciente restauración, "lo que permitirá revisar la consideración de esta obra y su gran calidad, una vez recuperada tras su intervención", según han señalado los organizadores.
Además, la muestra incluye una colección de tapicería, conocida como los 'Disparates del Bosco' o 'Caprichos de Bruegel', que está formada por cuatro tapices tejidos en Bruselas entre 1550 y 1570, con hilos de oro y seda, sobre modelos de El Bosco: 'Tribulaciones de la vida humana', que se basa en el cuadro 'El carro de heno'; 'El Paraíso, El Purgatorio y El Infierno', sobre el modelo del tríptico de 'El Jardín de las Delicias'; 'Las tentaciones de San Antonio'; y 'San Martín y los mendigos'.
La llegada de esta serie de tapices a la corte madrileña sigue siendo un enigma, pero está confirmada su procedencia de la colección del cardenal Antoine Perrenot Granvelle (1517-1586) y acreditado el relevante papel que desempeñaron estas obras en el ceremonial cortesano durante el reinado de Felipe IV.
Estas obras centrales se complementan con otras piezas singulares de las Colecciones Reales relacionadas con El Bosco. En concreto, un grabado --publicado en Amberes en 1572-- que representa una de las pocas imágenes fidedignas del artista, y tres manuscritos: dos de ellos, libros de entregas donde aparece reflejada la adquisición de obras del Bosco; y otro escrito de Fray José de Sigüenza que refleja la fundación del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.
COLECCIÓN DE FELIPE II
Felipe II llegó a ser el más importante coleccionista de la obra de El Bosco, reuniendo en El Escorial un gran número de tablas, procedentes la mayoría de ellas de las colecciones de Felipe de Guevara (1500-1563) y de Fernando de Toledo (1527-1591), gran Prior de San Juan e hijo natural del Gran Duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo.
En 1574 llegaron al Escorial algunas de las obras más importantes del artista flamenco, como la versión escurialense de 'El Carro de Heno', 'La Mesa de los Pecados Capitales', 'La Adoración de los Magos', 'Cristo con la cruz a cuestas' y varias 'Tentaciones de San Antonio', mientras que, en 1593, llegaron otros cuadros, como 'El jardín de las delicias' o 'La Coronación de espinas.
El contenido religioso y satírico de su pintura fue determinante para que la mayor parte de las obras acabara destinándose, durante el reinado del monarca, al Real Sitio.
De esta forma, las obras conservadas en el Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial atestiguan el gusto del Rey Felipe II por la producción del Bosco y aparecen reseñadas en los libros de entregas --que se podrán contemplar en la exposición--, mostrándose así en el lugar original para el que fueron adquiridas.