Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara Fratini dibuja una metáfora sobre miedos e inseguridades en su nuevo cómic

Sara Fratini y su nuevo libroTwitter

La ilustradora venezolana Sara Fratini metaforiza sobre los miedos e inseguridades en su nueva novela gráfica de dibujos inéditos 'Una tal Martina y su monstruo' (Lumen), novedad que ha llevado al 34 Salón Internacional del Cómic de Barcelona que se celebra en el recinto de Montjuïc de Fira.

En una entrevista de Europa Press, la autora ha explicado que el pequeño monstruo que acompaña a su icónica protagonista es una especie de compresión de las inseguridades del personaje: "Desde que eres pequeña ahí están los monstruos que te persiguen y no te dejan hacer las cosas".
Ha creado la novela gráfica que le hubiera gustado poder leer cuando era pequeña, especialmente para defenderse de la presión social sobre la delgadez, y no haberse "perdido cosas" por su aspecto físico.
En sus páginas, también integra un mensaje sobre las parejas controladoras, las amistades y el trabajo, de modo que anima a librarse de los miedos e inseguridades y a "vivir más tranquilo".
UN MENSAJE FEMINISTA
Tras sus dibujos se esconde un mensaje feminista: "La presión que sentimos las mujeres es universal", ha considerado Fratini, que cree que las mujeres siempre han sido el foco de la publicidad porque son fácilmente objetizables y con todo ello es fácil de caer en inseguridades.
"Me considero feminista e intento hablar del feminismo de una manera muy sutil", ha explicado Fratini, que lamenta que para algunas personas sea negativa esta forma de pensar.
Ha considerado necesario defender la igualdad entre hombres y mujeres, algo no consolidado actualmente: "Todavía hay chicas que piensan que tienen que matarse en el gimnasio para gustarle a un chico o ir con un escote porque es el único modo de conseguir un trabajo".
"Mientras siga habiendo mujeres semidesnudas para vender una cerveza seguiremos teniendo que defender el feminismo", ha sintetizado la autora, que, por el contrario, en sus dibujos proclama la aceptación y la fidelidad a uno mismo.
A nivel estético, la autora mantiene el trazo firme de anteriores trabajos identificándose totalmente con personajes redondeados con una melena llena de abundantes bucles, pero ha innovado en el formato completamente, pasando de las viñetas a apostar por añadir más texto.
Entre sus próximos proyectos se encuentran unas "minihistorias" -como cuentos- en las que ya está trabajando, y una novela gráfica sobre lo que significó para la autora llegar a Madrid hace 10 años.