Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Scarlett Johansson deja de ser embajadora para Oxfam Internacional

Os acordáis de la polémica suscitada por el spot que ha protagonizado Scarlett Johansson, sobre una máquina que hacía tus propios refrescos y que sería la envidia de Coca-Cola y Pepsi llamada Sodastream. Pues finalmente, las críticas que ha levantado este anuncio ya tiene sus primeras consecuencias.
La actriz Scarlett Johansson deja de ser embajadora de la ONG, Oxfam Internacional por "una diferencia fundamental de opinión" respecto a dicha organización, según un comunicado enviado por la propia actriz. Y es que Oxfam se opone, entre otros asuntos, a que algunas empresas israelíes se enriquezcan a costa de situar sus fábricas en territorio ocupado, como es el caso de Cisjordania.
Y es que la empresa de dicho aparato, Sodastream, está haciendo eso mismo. Sus fábricas están situadas en territorio cisjordano, por lo que se están ahorrando alquileres, impuestos y muchas más ventajas al estar en un lugar ocupado, ya que hay que recordar que Cisjordania por ahora no pertenece a nadie.
La propia Oxfam ha colgado en su web un comunicado aceptando dicha renuncia por parte de la actriz de 29 años: "Oxfam ha aceptado la decisión de Scarlett Johansson de dejar de ser embajadora internacional de la organización tras ocho años de colaboración. Desde Oxfam, le agradecemos enormemente toda su contribución".
Oxfam respeta la independencia de sus embajadores y embajadoras. Sin embargo, que la sra. Johansson haya aceptado ser la imagen publicitaria de la empresa SodaStream resulta incompatible con su papel como embajadora internacional de Oxfam.
Desde Oxfam creemos que las empresas que, como SodaStream, operan desde asentamientos israelís agravan la pobreza y las violaciones de los derechos de las comunidades palestinas a las que apoyamos a través de nuestro trabajo. Así, Oxfam se opone a cualquier actividad comercial que provenga de estos asentamientos, ilegales conforme al derecho internacional.
La Sra. Johansson comenzó su colaboración con Oxfam en el año 2005 y en 2007 se convirtió en embajadora internacional. Desde entonces, nos ha ayudado a dar a conocer las consecuencias de los desastres naturales, así como a captar fondos para contribuir a salvar vidas y combatir la pobreza".
Por ahora, el anuncio sigue en pie para emitirse en la final de la Super Bowl y la empresa no reculará ante las críticas. Por otro lado, esta polémica está favoreciendo de manera indirecta a Sodastream ya que está recibiendo publicidad indirecta. Incluso hasta la propia Scarlett Johansson lo comentaba en el spot: "Ojalá pudiera hacer este anuncio viral", viral lo que se dice viral no, pero que ha captado mucha atención, no lo discute nadie.