Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sole Giménez convierte la Casa de la Ópera de Sídney en una fiesta latina

En la imagen, la cantante Sole Giménez. EFE/Archivotelecinco.es
La cantante española Sole Giménez convirtió hoy el espectacular Concert Hall de la Casa de la Ópera de Sídney en una fiesta latina para celebrar la inauguración, esta semana, de la primera sede del Instituto Cervantes en Oceanía.
La actuación empezó de manera intimista con la interpretación de grandes clásicos latinoamericanos como "Rabo de nube", de Silvio Rodríguez, "Vivir sin aire", de Maná, y "Todo se transforma", de Jorge Drexler.
A continuación, Giménez presentó "interpretaciones de nuestra generación", con la canción de Juanes "A Dios le pido" a la cabeza de una lista musical que arrancó palmas y coros del público.
La ex cantante de Presuntos Implicados, que manifestó que "el castellano es un idioma muy rico, lo habla mucha gente y da composiciones preciosas", también deleitó a los oyentes con un popurrí de piezas de su antiguo grupo.
Sobre su último disco, "Dos gardenias", la artista española declaró que "acaba de salir hace una semana y viene a recoger este ramillete de canciones preciosas".
Tras su actuación, con presencia de los directivos del Instituto Cervantes, la cantante agradeció a la institución su invitación para actuar en la ciudad australiana.
"Ninguno de nosotros podíamos haber imaginado traer hasta aquí nuestra música", señalo la intérprete, que aprovechó para elogiar la construcción del "Opera House".
La celebración musical, que llenó el Concert Hall, desde la que se observa el puerto de la ciudad y el icónico puente metálico, es la última de una serie de eventos españoles celebrados a lo largo de la semana.
La nueva sede del Instituto Cervantes fue inaugurada el jueves por los reyes de España, acompañados de la ministra de Ciencia y Tecnología, Cristina Garmendia, y de la directora de la institución lingüística, Carmen Caffarel.
"Estos días hemos visto una gran disponibilidad por parte de instituciones, embajadas, consulados, organizaciones e individuos dispuestos todos a colaborar con el Instituto, y eso es lo que necesitamos para tener éxito", dijo a Efe el director de la sede del Cervantes en Australia, Isidoro Castellanos.
El mismo día de la inauguración, el Instituto celebró la primera conferencia sobre literatura española y latinoamericana actual, en la que participaron el escritor español y director de gabinete del Cervantes, Manuel Rico, y el profesor de la Universidad de Sídney, Roy Boland.
Ante una sala repleta, Boland señaló que la inauguración del Instituto Cervantes marca un antes y un después para la lengua española en Australia, donde unas 90.000 personas hablan el idioma en casa, y opinó que el interés generado por la conferencia es un indicador de este cambio.
La comunidad española de Sídney tuvo ocasión de saludar al rey Juan Carlos I y a la reina Sofía, el viernes, en un encuentro en el hotel Shangri-la, en el centro de la ciudad, al que estuvieron invitados 500 de los 18.000 españoles que residen en Australia.
Los Reyes partieron aquella misma tarde, pero las festividades del Instituto Cervantes han continuado a lo largo del fin de semana.
El sábado por la noche se agotaron de nuevo las entradas para el concierto de música sacra y canciones de cuna australianas y españolas, interpretado por el Coro de Cámara de Sídney, en el Recital Hall de Angel Place, con unos 500 espectadores.
El recién estrenado instituto tiene previsto otras actividades para los próximos meses, como el primer curso de formación para profesores, que empezará en septiembre y, para el 15 de octubre, un concierto del guitarrista español de flamenco Oscar Herrero.