Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sónar se rinde a los pies del Niño de Elche en un imponente show sobre inmigración

La segunda jornada, con mayor afluencia, se debate entre la lluvia y el sol
El XXIII Festival Internacional de Música Avanzada y New Media Art Sónar, que se celebra en el recinto Fira de Montjuïc de Barcelona, ha transcurrido la tarde de este viernes en una segunda sesión en la que ha triunfado rotundamente la propuesta sobre inmigración y fronteras de El Niño de Elche y Los Voluble.
El artista, en una alianza con los productores y artistas visuales Los Voluble ha estrenado con una gran ovación 'En el nombre de', segunda colaboración del tándem tras el éxito de 'Raverdial' en Sónar 2015, alrededor de la actual política de fronteras de Europa y el Mediterráneo como centro de intercambio cultural.
Con un mensaje de cierre y apertura clamando a favor del cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs), la propuesta ha impresionado a un aforo con imágenes de alambradas, brutalidades policiales y enormes éxodos de refugiados en un espectáculo que ha conectado con el público hasta acabar levantándolo de sus sillones en el modoso auditorio convertido en pista de baile, especialmente cuando la propuesta ha derivado en una reivindicación del colectivo LGTB.
En general, esta segunda jornada se ha debatido entre la lluvia y el sol, venciendo este último a partir de las 17 horas y animado por una considerable masa, más numerosa que en la primera jornada.
En una tarde inicialmente algo más fresca por las lluvias que han remojado la ciudad y bajo unas nubes amenazantes, el español El Guincho ha exhibido su proyecto 'HiperAsia' que, acompañado de sugerentes audiovisuales, ha supuesto el estreno del segundo álbum del español, un arranque que ha terminado abruptamente con la fuga repentina de casi todo el público por lluvia sobrevenida.
A cubierto, la japonesa Sapphire Slows, que ha tenido problemas técnicos para empezar, ha podido enseñar parte de su proyecto en solitario a base de sonoridades llenas de elementos de la naturaleza, con pájaros y riachuelos, desarrollado totalmente en su habitación en Tokyo, mientras que el productor etíope Mikael Seifu ha puesto al límite sus sintetizadores para enseñar su onírico proyecto 'Zelalem'.
Desde Colombia, la propuesta Las Hermanas de Diego Cuéllar, ha hecho salir el sol para regalar a sus fans los sonidos nostálgicos y románticos de la música latinoamericana de antaño, que han dado un cierto toque chillout a la tarde reforzado por un audiovisual de estética retro.
RAP SIN TREGUA
Éste ha dado paso, con un ligero goteo lluvioso, al ghanés Ata Kak con su reeditado álbum añejo 'Obaa Sima' y una entrada triunfal con la que ha invitado a bailar a un público adormecido ofreciendo a cambio un rap sin tregua ni respiración que ha resultado del todo divertido.
El numeroso público británico del festival, así como el resto de participantes, no se han querido perder la propuesta de su compatriota Kode 9 con el artista Lawrence Lek, 'The Notel', recreando un fantasmagórico hotel escudriñado por un dron con un inquietante audiovisual y una potente sonoridad a base de bajos y graves retumbantes y un amenazante piano.