Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sónar despierta animado por músicos locales y étnicos

James Rhodes pone la guinda a la tarde con una sesión de clásica
El XXIII Festival de Música Avanzada y New Media Art Sónar de Barcelona, que se celebra en el recinto Fira de Montjuïc, ha comenzado este jueves animado por un elenco de artistas locales, junto a otros músicos de la escena internacional que han imprimido la huella étnica a la jornada con sonoridades tan electrónicas como folklóricas.
Sin grandes colas en los accesos y con un público escalonado, el festival ha ido acogiendo en su seno a un público que, a primera hora de la tarde, era más internacional que local pero que, poco a poco, ha ido llenando los diferentes escenarios.
Después de las tempraneras bandas locales Baelish, Cauto y Strand, a primera hora de la tarde los Spanish Dub Invasion han puesto a bailar al expectante público del escenario Sónar Village con el 'flow' de su reggae, y acompañados por el veterano Mad Professor, en una alianza hispano-británica de lo más resultona que ha contado con una considerable afluencia de público.
A unos metros, el cantante madrileño John Grvy ha puesto al máximo volumen los sintetizadores para arrojar su música 'chillwave' a un público al que ha sonsacado un balanceo generalizado y a ratos con las manos alzadas; y aunque la afluencia no ha sido masiva, los fans han vitoreado al joven músico.
ESCENA INTERNACIONAL
No obstante, los españoles no han sido los únicos responsables de calentar motores en esta primera jornada, especialmente cuando los Andes ecuatorianos se han hecho presentes de la mano de Nicola Cruz y su mezcla de tecnología con sonidos amazónicos tradicionales acompañada de sugerentes imágenes paisajísticas de la región con las que ha sumergido al público en un lejano viaje.
La sonoridad árabe ha tomado cuerpo con los parisinos Acid Arab, quienes han protagonizado una acalorada sesión de techno house de melodías con rasgos saharianos que han hechizado las caderas de los presentes en el Sónar Village, sembrando algunos intentos de danza del vientre en un ambiente festivo.
Los campos electromagnéticos, invisibles para el hombre han llegado de Canadá al Sónar con el proyecto 'Field', de Martin Messier, que ha creado en directo sonidos a partir de señales eléctricas en un show muy físico que también ha jugado a las sombras chinas.
La viral británica Lady Leshurr --con más de 20 millones de visionados en su canal de YouTube-- ha enloquecido a sus fans con su rap 'freestyle' consiguiendo la complicidad del público en sus canciones después de imitar 'Work', de Rihanna y no dejar de hablar y saltar en toda su actuación llena de energía.
El británico James Rhodes ha regresado a Barcelona tras su paso por el festival Primera Persona, acompañado por su inseparable piano ante un SónarComplex lleno, al que el artista ha explicado que, al no poder creerse estar en el Sónar, ha comprado unos llamativos "nuevos zapatos" --de brillantes tachuelas rojas--.
"Me pregunto por qué diablos me han traído aquí, quizás Lang Lang estaba ocupado", ha bromeado Rhodes sobre la presencia de música clásica en el festival y, tras ensalzar a compositores como Johann Sebastian Bach y Dmitri Shostakovich, ha abordado un sentido repertorio a base de grandes nombres que, como él afirma, le salvaron la vida de diversas adicciones.