Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sonia Ferrer y Álvaro Muñoz Escassi, un amor en el polo

Sonia Ferrer y Álvaro Muñoz Escassi pasearon su felicidad por el Torneo Internacional Land Rover de Polo de Santa María Polo Club, Sotogrande. Siempre en actitud muy cariñosa, como una pareja fuertemente unida y consolidada, la presentadora y el jinete estuvieron acompañados por Gonzalo, hermano de Álvaro, y su hijo pequeño.
Álvaro gran aficionado a este deporte, que ha practicado durante muchos años, es socio y colaborador de una marca de ropa con orígenes en el polo, Valecuatro, y aprovecha cada año el torneo internacional para verse con sus socios y amigos argentinos. Su amor se ha consolidado poco a poco, desde que se conocieron en las piscinas de Telecinco han vivido alguna que otra crisis que han sabido superar y afrontar. Ahora viven una estupenda etapa en la que el amor reina.
Sonia, que iba muy guapa con pantalón largo ancho de color salmón y blusa con manga de murciélago, y Álvaro, pasearon muy relajados y derrocharon continuos gestos de cariño, en el que es su segundo verano como pareja. La presentadora y el jinete continúan llevando su amor a cada uno de sus destinos vacacionales.
Además de presenciar el campeonato, en el que Álvaro se mostró muy interesado, también realizaron algunas compras y disfrutaron de la compañía de los amigos del empresario sevillano.
Álvaro se sintió como pez en el agua en Sotogrande, donde ha competido tantas veces con sus caballos, y ejerció de perfecto anfitrión con Sonia, quien escuchaba con interés cada una de las explicaciones que le daba su chico sobre el Polo.
El 43er Torneo Internacional Land Rover de Polo, es un constante ir y venir de rostros conocidos que se acercan para pasar una buena tarde de polo entre las estrellas mundiales de este deporte, pasear por sus tiendas o tomarse algo en alguno de los bares repartidos por toda la gran extensión del club.