Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Subastan en Londres el retrato de la Bella Raquel por Sorolla

Retrato de la famosa cupletista y actriz de cine española Raquel Meller (1888-1962), pintado por Joaquín Sorolla, que se ofrecerá al mejor postor el 29 de septiembre en la sala Bonhams, de Londres. El cuadro, que la representa de medio cuerpo, con blusa y elegante sombrero y el rostro apoyado en la mano izquierda, mirando con coquetería al retratista, tiene un precio estimado de 224.000 euros. EFEtelecinco.es
Un retrato de la famosa cupletista y actriz de cine española Raquel Meller (1888-1962), pintado por Joaquín Sorolla, se ofrecerá al mejor postor el 29 de septiembre en la sala Bonhams, de Londres.
El cuadro, que la representa de medio cuerpo, con blusa y elegante sombrero y el rostro apoyado en la mano izquierda, mirando con coquetería al retratista, tiene un precio estimado de 224.000 euros.
Era la segunda vez que Sorolla pintaba a la actriz, por la que parecía estar hechizado como tantos otros hombres, y lo hace con pinceladas valientes que captan perfectamente el carácter de Meller a la vez que reflejan la propia seguridad del pintor como retratista.
"La Bella Raquel" - su nombre real era Francisca Marqués López- fue la artista española de más fama internacional de la primera mitad del siglo XX y la primera que interpretó canciones que se harían célebres como "La Violetera" o "El Relicario", compuestas por José Padilla y que más tarde interpretaría Sara Montiel.
Raquel obtuvo triunfos en el Olympia parisino y luego en las Américas: desde Argentina, Chile y Uruguay hasta varias ciudades de EEUU.
En abril de 1926 y gracias al cine su fama había alcanzado tal punto que apareció en la portada de la revista Time, y cuatro años más tarde llamó la atención de Charlie Chaplin, que trató sin éxito de que aceptara un papel importante en su filme "Luces de la ciudad" y tuvo que limitarse con incorporar la melodía de "La violetera".
Entre sus grandes éxitos cinematográficos figuran "Violetas Imperiales" (1923) y "Carmen", películas todavía de la etapa del cine mudo.
En los años treinta vivió en Francia como una auténtica "vedette" al punto de superar en popularidad e ingresos, según se cuenta, incluso a Carlos Gardel o Maurice Chevalier.
En 1937, en plena guerra civil española, viajó a Argentina, donde permaneció hasta 1939 para regresar luego a Barcelona, donde se casó por segunda vez con el empresario francés Demon Sayac y donde fallecería en 1962 tras una caída, que agravó la enfermedad coronaria que sufría.