Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 'Tamboradas', candidatas por unanimidad a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La 78º reunión del Consejo de Patrimonio Histórico, que se ha clausurado este viernes en Córdoba, ha aprobado por unanimidad la presentación de las 'Tamboradas. Rituales de toques de tambor' como candidata por España a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco para 2017, de forma que la candidatura será estudiada por el organismo internacional en el ciclo 2017-2018.
Según ha informado el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Consejo de Patrimonio Histórico, órgano de coordinación entre el citado ministerio y las comunidades y ciudades autónomas españolas, al aprobar la candidatura de las 'Tamboradas' promueve que dicho ministerio remita el expediente completo de la candidatura a la Delegación Permanente de España ante la Unesco, que lo entregará en la Sección de Patrimonio Inmaterial de este organismo antes del 31 de marzo, en cumplimiento del calendario internacional establecido.
Después de su recepción, la candidatura será sometida a la evaluación del órgano del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial, que será quien emita un informe proponiendo o no la inscripción de esta candidatura en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial. La decisión final se tomará en el seno de este Comité Intergubernamental, formado por 24 países de todas las regiones del mundo.
17 LOCALIDADES DE CUATRO COMUNIDADES
En la propuesta de las 'Tamboradas. Rituales de toques de tambor' participan las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana, sumando 17 localidades y un total de 200.000 personas. La candidatura asocia lugares dentro del Estado español en los que se celebran rituales que consisten en el toque intenso y continuado del tambor y bombo de forma simultánea y colectiva, en un espacio público, generalmente en el marco temporal o ritual de la Semana Santa y coincidiendo con los lugares de desarrollo de dicha celebración.
Esta práctica social cuenta con una participación multitudinaria en auge, con miembros de distintas edades, género y situación socioeconómica, organizados en grupos que reciben distintos nombres: cuadrillas, peñas, turbas, cofradías, según las localidades donde se celebren.
Su vestimenta se caracteriza por ser colorista, mostrando un significado simbólico. En algunos casos muestra uniformidad dentro de cada grupo o localidad y en otros casos es libre e individual. La cabeza se cubre con cascos, capuces, terceroles y capirotes (que ocultan totalmente la cara), y el cuerpo con túnicas, casacas, pantalones y pañuelos al cuello. En el transcurso del ritual se participa colectivamente en actos de comensalismo (beber y comer en grupo) en espacios específicos preparados para ello: peñas, cuarteles, casas, y cofradías.
PATRIMONIO CULTURAL SUBACUÁTICO
Por otro lado, este viernes también se ha informado a los miembros del Consejo de Patrimonio de que la Secretaría de Patrimonio Cultural Subacuático de la Unesco ha abierto un nuevo procedimiento de Registro de Buenas Practicas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático, por el que invita a los estados parte a proporcionar ejemplos de buenas prácticas en este campo.
En el apartado de recuperación y asignación a centros públicos de bienes objeto de exportación ilegal, en cumplimiento del artículo 29 de la Ley de Patrimonio Histórico, el Consejo ha acordado la incorporación a las colecciones del Museo Arqueológico Nacional de tres lotes de monedas de diversas épocas que fueron intervenidas en el Aeropuerto del Prat, así como la asignación de un grabado del siglo XVIII al Museo de Málaga, que fue intervenido en el aeropuerto de esa ciudad cuando pretendía ser exportado sin la correspondiente autorización administrativa.