Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tavares, el escritor favorito de Saramago, no cree en la prisa por destacar

El escritor portugués Gonçalo M. Tavares. EFE/Archivotelecinco.es
El escritor favorito de José Saramago, Gonçalo M. Tavares, muy apreciado en Portugal y menos conocido fuera de su país, cree que no se debe tener "prisa" por publicar y conviene una preparación "mental" antes de dar un salto editorial.
Estos son los consejos profesionales de un escritor considerado por el Nobel portugués el mejor exponente de la nueva generación literaria lusa, que sobresale ante la crítica por un estilo conciso y pasión por las ciudades, su principal fuente de inspiración.
Tavares, de 39 años, ha publicado varias novelas, libros de poesía y cuentos, entre los que destacan la exitosa "Jerusalem" (2004), cuya edición en español será lanzada el próximo 10 de junio en Madrid, en un acto con el escritor catalán Enrique Vila-Matas.
"Intento, en las menos palabras posibles, expresar lo que quiero. Me interesan las frases mínimas, pero ambiguas para que el lector reflexione", explica en una entrevista a Efe el autor, ilusionado con la inminente publicación en España de su galardonado libro.
La novela, en cuyas páginas asoman reflejos de violencia, locura y dolor, fue calificada por la crítica lusa como "una de las grandes obras de la literatura occidental" y ganó los premios Portugal Telecom en 2007 y el José Saramago dos años después.
Nacido en Angola, pero criado en Aveiro, ciudad del norte de Portugal, Tavares llegó a la capital lusa a finales de los años 80 con el dilema de convertirse en futbolista profesional -jugó en la cantera del club Beira Mar- o estudiar matemáticas, aunque finalmente se decantó por la literatura.
"Recomiendo no tener prisa en publicar, ya que se necesita una base sólida, unos cimientos", señala al realzar la importancia de disponer de un tiempo de preparación "mental" antes de dar el salto editorial.
"Livro da dança", publicada cuando tenía 31 años, fue su primera obra a la que siguió "El señor Valery", muy bien recibida por los críticos y con la que obtuvo varios premios.
Desde entonces, su ascenso en Portugal ha sido meteórico al calor de un estilo híbrido y conciso, que navega entre la narración, la poesía e incluso juega con la filosofía.
"No soy muy entusiasta de la separación clara de los géneros literarios", puntualiza Tavares, para quien "lo más duro" de ser escritor es la parte de aislamiento necesaria para crear una obra, cuando "hay que abdicar del mundo exterior".
Las ciudades como nido de relaciones humanas y dramas cotidianos es lo que más le atrae y sus paseos diarios de una hora por el abigarrado trazado urbano de Lisboa le suponen una inagotable fuente de inspiración.
"Escribí durante mucho tiempo en cafés y observaba a las personas (...) con sus pequeños dramas", evoca el escritor, cuyos trabajos han inspirado piezas de teatro, proyectos de arquitectura, películas e incluso representaciones de ópera.
"El próximo mes de julio se estrenará una ópera inspirada en 'Jerusalem' y a finales de año un filme en el que colaboré en el argumento", explica Tavares al reconocer "el entusiasmo" que le produce que sus obras sean "el punto de partida de otras".
Sus trabajos ya se han traducido en más de 16 países y su calidad viene avalada por grandes figuras de la literatura, entre los que figuran, además de Saramago, otro gran escritor portugués, Antonio Lobo Antunes.
"Es una marca de generosidad y espero que de aquí a veinte años yo pueda hacer lo mismo -concluye Tavares sin vanidad- con los escritores que estén empezando".