Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Titirimundi' reúne a compañías de 16 países y ofrecerá 280 funciones entre mañana y el 16 de mayo

La trigésima edición del Festival Internacional de Títeres Titirimundi se desarrollará en Segovia entre el 11 y el 16 de mayo, con un programa que comprende más de 280 funciones, protagonizadas por compañías de 16 países.
El ciclo se inaugurará en el Teatro Juan Bravo, con una gala, presentada por el gallego Quico Cadaval, que incluirá tres piezas breves. El húngaro Ferenc Cakó ofrecerá su 'Sand Animation' y también actuarán la compañía salmantina La Chana y Jordi Bertran, que acercará al público 'El trampolinista'.
En la presentación de este martes, el director de Titirimundi, Julio Míchel, también ha destacado otros espectáculos del programa. Entre ellos, los dos que traerá a Segovia la compañía francesa La Pendue. Uno para adultos, en la sala Ex.Presa y titulado 'Tria Fata', y otro en el Torreón de Lozoya, 'Poli dégaine'.
Además, los brasileños de Pigmaliao Escultura Que Mexe, representarán una adaptación de 'Filosofía en el tocador', del marqués de Sade. Julio Míchel también ha recomendado el 'Petit théâtre de gestes', que llevará la compañía francesa Bêtes de foire al recinto de la plaza de toros del barrio de San Lorenzo.
El director del festival ha vuelto a lamentar que la retirada de dos de los patrocinadores haya supuesto una merma de 32.000 euros para un presupuesto que queda en los 250.000. Solo en dos horas del primer día que las entradas salieron a la venta, se adquirieron 3.000 y actualmente, ese volumen de venta ronda las 7.000 localidades distribuidas.
Rusia es el país invitado en esta edición y Míchel ha recordado que, solo en San Petersburgo, existen 25 teatros dedicados específicamente a los títeres, con programación propia. Dos compañías rusas estarán presentes en Segovia: The House of Fanny Bell, con 'Creando el mundo', y Teatro TEHb, con 'La Enciclopedia de los dragones'.
Asimismo, Titirimundi fijará su mirada este año en las manifestaciones populares de teatro de títeres que subsisten en la Península Ibérica, con la inclusión en el programa de Os Bonecos de Santo Aleixo. Un espectáculo tradicional de la zona del Alentejo, con textos de transmisión oral y música de cantigas interpretadas en vivo.
En declaraciones a los medios, Julio Míchel ha destacado que el teatro de títeres constituye una mirada a lo más profundo y oscuro del alma humana, "riéndose con y de ello". El director también ha recalcado que durante el desarrollo del ciclo, "un vendaval de ilusión inunda Segovia", con "la irrupción de lo maravilloso en la vida cotidiana de una ciudad". Algo que ha identificado con "una fiesta" y un espacio para "la fantasía, la sátira, el esperpento, la parodia" como "remedio saludable contra la hipocresía y el cinismo".
El festival tendrá un año más una mirada especial para los escolares, con las actividades de Titiricole, en la iglesia de San Nicolás.
Unas sesiones de las que podrán disfrutar más de 5.000 pequeños, llegados de diferentes puntos de la provincia -con la colaboración de la Diputación- y también de otras limítrofes.
ACTUACIÓN EN 14 LOCALIDADES SEGOVIANAS
Además, Titirmundi saldrá a la provincia, con actuaciones en catorce localidades segovianas, como ha indicado la responsable del Área de Cultura y Juventud de la Diputación Provincial, Sara Dueñas. La institución provincial también cede el uso del Teatro Juan Bravo.
Por su parte, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, ha valorado que Titirimundi "ha crecido y se ha consolidado como uno de los grandes festivales de Europa y uno de los referentes de la ciudad". Además, la regidora ha explicado que el ciclo se alinea con "lo que Segovia quiere ser en el futuro: una ciudad creativa".
Igualmente, Luquero ha ponderado el retorno que Titirimundi deja en Segovia. Un estudio elaborado el año pasado cifró en 1,6 millones de euros la aportación del festival a la ciudad. "Esto es empleo", ha apuntado la alcaldesa. El Ayuntamiento aporta 100.000 euros y también cede espacios.
Por otro lado, la directora general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, Mar Sancho, ha ensalzado el fomento del turismo familiar que suponen este tipo de iniciativas. Un ámbito del turismo que constituye el tercer nicho de ese mercado, según Sancho, y que genera un gasto de aproximado de "100 euros por persona y día".
La representante de la Administración regional ha asegurado que, "para nosotros, es la principal actividad cultural en Segovia", agregando que "los títeres no tienen edad y usan un lenguaje universal. La aportación de la Junta también es de 100.000 euros, además de espacios como el Palacio Quintanar.
Este año se ha sumado a la nómina de patrocinadores CaixaBank. Su responsable en Segovia, Pablo Gómez, ha asegurado que la entidad está "íntimamente relacionada con este tipo de actividades", que casan con el espíritu de su obra social.
En la comparecencia también ha intervenido la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, en representación del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que también respalda el festival. Sanz ha recordado que la aportación en los últimos diez años roza los 300.000 euros.
Julio Míchel ha remarcado la "coherencia" del programa, a pesar de ser "el más corto de la historia" y con el presupuesto más bajo "de los últimos quince años". No obstante, ha prometido que "nadie saldrá defraudado". El director ha reiterado que la crisis ha hecho mella en el festival, reconociendo que "lo ideal serían diez días", como ocurría hace años, aunque "eso ya es una utopía", por lo que se conformaría con, "al menos, siete".
Sobre la importancia de Titirimundi, Míchel ha afirmado que constituye "un encuentro, un intercambio de experiencias y una escuela para los propios titiriteros.