Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tom Hanks y su aplicación que convierte el iPad en una máquina de escribir

La incursión de las celebrities en el mundo de las aplicaciones móvil para los smartphones acaba de comenzar. Hay ciertos rostros conocidos, como por ejemplo el del torero español "El Juli" el cual ha lanzado su aplicación propia relacionada con el mundo de la tauromaquia. Con ella, todos los seguidores podrán tener su agenda de festejos, galerías de fotos y en algunas ocasiones hasta interactúar directamente con él.
Lady Gaga también ha sacado una aplicación con motivo del lanzamiento de su último álbum, ARTPOP. Sin embargo, la historia de la app del actor de Náufrago, tiene su propia historia detrás para que la haya creado con un motivo definido. Como amante de las máquinas de escribir tradicionales, cuya colección personal supera ya las 200, los cuales el actor usa también para redactar sus notas y sus guiones.
Creada junto a la compañía Hitcents, Tom Hanks ha querido que todos dispongamos de una máquina de escribir de las de antaño a pesar de que la tecnología haya evolucionado. Los afortunados serán todos aquellos que dispongan de una tableta de Apple y tengan acceso a la App Store, una máquina de escribir.
Como lo oyes, la aplicación del actor llamada Hanx Writer, transforma tu iPad en toda una máquina de escribir, emulando además la fuente primitiva de las mismas y el sonido característico de las mismas. Para más sorpresa, la aplicación se ha convertido entre una de las más descargadas de la tienda virtual de Apple en Estados Unidos.
La aplicación que se encuentra disponible solo en inglés, nos deja una pequeña historia de como se convirtió el actor en coleccionista de máquinas escrito por él mismo: "A finales de los años 70, me compré una máquina de escribir que fuese lo suficientemente portátil para recorrer el mundo con ella y que también fuese lo suficientemente resistente para sobrevivir a décadas de golpes de diez dedos. Desde entonces he adquirido muchas más".