Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tom Hiddleston luce abdominales para W Magacine

Tom Hiddleston, en ropa interior para W Magazine. Cuando todavía estábamos recuperándonos de la noticia bomba de la semana, su romance en ciernes con Taylor Swift, el actor británico aparece en calzoncillos en una producción dirigida por la fotógrafa Mona Kuhn. En lo que parece una habitación de hotel, el actor británico posa además en traje azul, camisa blanca y descalzo, en una de las fotos, y solo con la camisa desabrochada, pantalones y mirada desafiante, en otra de las instantáneas. Una sesión que hará correr ríos de tinta y con la que se harán comparaciones odiosas, ya que Calvin Harris, el que fuera novio de la cantante hasta hace unas semanas es, además, modelo de la línea de ropa interior para Emporio Armani.
El intérprete de 35 años, al que veíamos coger un jet privado este fin de semana con rumbo desconocido junto a la cantante de Blank Space, concede una entrevista en la que habla, entre otras cosas, de su trabajo en la serie El infiltrado, que en España emitió el canal AMC España, y en la que da vida a un investigador privado. "En estos momentos me gustaría hacer de un espía terrible, porque todo el mundo sabe quién soy. Ellos dirían: '¿Qué estás haciendo aquí? Pero Susanne Bier, la directora de la serie en la que comparte protagonismo con Hugh Laurie, Antonio de la Torre y Marta Torné, le comentó que él es demasiado enigmático y bueno guardando secretos.
"¡Me sorprendió escuchar que habían cortado las imágenes de mi trasero! Estoy aquí para deciros que mi culo no es peligroso", bromeó el intérprete de Loki en Thor y Los Vengadores sobre el tratamiento de algunas escenas en las que aparecía desnudo. La estrella de 35 años no tiene ningún reparo en mostrar su cincelada anatomía, si así lo exige el guión, como en High-Rise, su último proyecto, y en La cumbre escarlata, donde protagonizó una secuencia llena de erotismo.