Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de UE niega la exclusividad a los filmes de James Bond para usar la marca "Dr.No"

El actor británico encargado de encarnar al agente James Bond, Daniel Craig, posa para los fotógrafos durante el acto de promoción de su última película 'Quantum of Solace', en Tokio, Japón, el pasado mes de noviembre. EFE/Archivotelecinco.es
El Tribunal de Primera Instancia de la UE rechazó hoy el recurso presentado por la sociedad propietaria de los derechos de las películas de James Bond contra el registro por otra empresa de la marca comunitaria "Dr.No", nombre de uno de los personajes de la citada serie.
Los jueces consideraron que Danjaq, la entidad estadounidense que controla los derechos de propiedad intelectual de las diferentes entregas de James Bond, no ha podido demostrar el uso anterior de los signos "Dr.No" y "Dr.NO" como marcas ni en el ámbito de los negocios, argumentos que sí hubieran servido para invalidar el registro.
Con su recurso, Danjaq se oponía a la utilización de la marca "Dr.No" por parte de Mission Productions, una empresa mediática alemana, que en 2001 presentó una petición en ese sentido ante la Oficina europea de Marcas (OAMI).
En opinión del Tribunal, los signos "Dr.No" y "Dr.NO" utilizados por Danjaq en las carátulas de sus películas no son un indicador comercial, sino artístico, y así, sirven para identificar un filme frente a otros de la serie James Bond.
El origen comercial de la película está indicado, según los jueces, por otros signos, como "007" y "James Bond".
Por eso, descartan que los signos "Dr.No" y "Dr.NO" puedan ser considerados marcas, lo que sí permitiría a Danjaq oponerse a su registro por otra empresa.
El Tribunal recuerda que la protección de los derechos de autor no puede invocarse en un procedimiento de oposición al registro de una marca, sino sólo en un hipotético proceso de anulación tras su admisión.
Esta decisión puede ser recurrida, sólo por cuestiones de derecho, ante el Tribunal de Justicia de la UE en el plazo de dos meses desde su notificación.