Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD acusa al candidato del PP a la Presidencia de RTVE de "no tener discurso" y de saber "a quién se debe"

El grupo parlamentario de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha acusado este jueves al candidato del PP para presidente Radio Televisión Española, José Antonio Sánchez, de "no tener discurso" y de haber demostrado saber "a quién se debe".
En los pasillos del Congreso, la diputada de la formación magenta y portavoz de la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Control Parlamentario de RTVE, Irene Lozano, ha señalado que resulta "muy preocupante" que Sánchez admitiera desconocer "qué es eso de los 'papeles de Bárcenas'" durante su comparecencia ante la Comisión de Nombramientos de la Cámara Baja.
"Me pareció que (el aspirante 'popular') demostró que sabe quién le ha puesto y a quién se debe en el cargo", ha señalado Lozano, quien espera que el jefe de informativos de Sánchez sepa "algo más" que su futuro presidente "de las cosas que están pasando en el país".
Dicho esto, la diputada de UPyD se ha centrado en ensalzar a su candidato a presidir la Corporación, Francisco Javier Montemayor, de quien, además de destacar su perfil profesional, ha puesto de relieve que su "mejor cualidad" es que tiene una visión "clara" sobre la necesidad de establecer un nuevo modelo de televisión pública y una financiación "adecuada" para no tener que acabar cerrando RTVE.
"UN HITO HISTÓRICO"
Pero además ha hecho hincapié en que "lo más meritorio" de Montemayor es que es un profesional salido de un proceso de selección "como el de cualquier empresa" y que, en caso de que su candidatura fuera apoyada la próxima semana por el PP y el PSOE, acabaría accediendo a la Presidencia de RTVE un periodista "independiente".
"Un hito histórico", en palabras de Lozano, con el que se pondría fin al "bochorno internacional" que supone que al presidente de la Corporación lo nombre "a dedo" el Gobierno de turno, algo que, según ha advertido, "no ocurre en ningún país serio del mundo"