Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

US reúne y cataloga un patrimonio arqueológico de 2.000 piezas y habilitará un espacio expositivo

La Universidad de Sevilla (US), que cuenta con una importante colección arqueológica fruto del trabajo que ha realizado el Comité de Patrimonio, a iniciativa del arqueólogo y profesor Miguel Ángel Tabales, ha reunido y catalogado más de 2.000 piezas y fragmentos que cubren un amplio arco cronológico en el que queda representada la casi totalidad de los períodos históricos y que se pretende alojar en un espacio de exposiciones habilitado por la institución.
Según la información recabada por Europa Press desde la Hispalense, entre el material arqueológico catalogado desde 2012 destacan, por ejemplo, 300 piezas egipcias, ocho piezas helenísticas, 523 piezas de época prehistórica, 48 piezas ibéricas e íbero-romanas 55 piezas de época romana, 39 piezas de época medieval islámica y 388 monedas.
El primer paso para contar con esta colección ha sido recopilar los datos sobre las piezas que se encontraban en diversas dependencias, al tiempo que se ha establecido un sistema de catalogación unitario para todos los materiales que conforman la colección arqueológica.
Tras la limpieza y adecuación de las piezas, se ha procedido a su descripción y catalogación y se ha organizado un almacén arqueológico provisional y elaborado un acta de depósito.
Estos trabajos han hecho posible que en la actualidad el conjunto de la colección arqueológica esté unificado, registrado y fotografiado, estando disponible su contenido en la página web de Patrimonio de la US (www.patrimonioartistico.us.es).
En estos momentos, se están concluyendo las tareas de documentación gráfica de las piezas de especial interés científico, mediante la realización de dibujos arqueológicos --unas 500 piezas--, que resultarán de gran utilidad para la docencia y la investigación.
El paso siguiente será la adaptación de un espacio para la correcta conservación, gestión y divulgación de esta colección arqueológica. El plan inicial es habilitar tres espacios diferenciados, que puedan acoger una sala de trabajo para investigadores y estudiantes, un espacio expositivo y una zona de almacén, de acceso restringido y seguro, para la conservación adecuada y ordenada de la mayor parte de la colección.