Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valentino se reencuentra con Jorge Lorenzo con el apoyo de Linda Morselli

Dos meses después de la conclusión del Mundial de Moto GP, con el polémico desenlace vivido en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, donde el español Jorge Lorenzo se hizo con el título, el piloto italiano Valentino Rossi (Movistar Yamaha) afronta "más motivado" la nueva temporada. Además cuenta con el apoyo incondicional de su novia, la espectacular modelo, Linda Morselli, quien acudió para mostrarle todo su apoyo durante la presentación de la moto (YZR M1) que pilotará en la temporada 2016 y cuyo acto tuvo lugar en Barcelona.
LINDA MORSELLI, EL MEJOR APOYO DE VALENTINO ROSSI
El nueve veces campeón del mundo de motociclismo, que en 2015 perdió el título en favor de Lorenzo por sólo cinco puntos afirmó durante la rueda de prensa que pilotará en la temporada 2016, que ya ha olvidado lo sucedido, si bien ha admitido que le costó hacer borrón y cuenta nueva. "Al principio después de Valencia era difícil, fue lo más difícil. Las primeras semanas después de regresar a casa era porque la decepción era muy grande. Pero ahora ya ha pasado. Tenía que estar relajado y dejar pasar esa mala sensación", ha explicado.
El desenlace del pasado mundial, en el que, en su opinión, Marc Márquez le privó de luchar por la victoria, ha monopolizado parte de las preguntas. El piloto de Yamaha ha reconocido que, tras la última carrera celebrada en Cheste, en algunos momentos pensó en decir "basta", algo que finalmente no ha cumplido porque quiere "seguir siendo competitivo" en la categoría reina del motociclismo mundial.
Sobre su relación con Lorenzo, ha precisado que "la atmósfera es buena" y ha señalado que sería diferente si compartiera equipo con el leridano. "Afortunadamente, Márquez no está en mi equipo", ha ironizado.
En cualquier caso, ha puntualizado que está "más motivado" para afrontar una temporada en la que se han producido cambios en la categoría reina del motociclismo, especialmente en el ámbito de la electrónica y los neumáticos.
En este sentido, al italiano le preocupa más la adaptación de su moto a las gomas Michelin que la nueva reglamentación electrónica, que obliga a todos los equipos a competir con los mismos parámetros.
EL PILOTO ITALIANO HA VUELTO A VERSE LAS CARAS CON JORGE LORENZO TRAS PERDER EL MUNDIAL DE MOTO GP
"La electrónica no es un gran problema. Todos estamos en el mismo nivel y creo que nuestros ingenieros están trabajando para mejorar. Estoy más preocupado con los neumáticos, ya que el cambio es importante", ha desvelado.
Según Rossi, la "primera impresión" es que los Michelin sufrirán más en la segunda parte de las carreras, especialmente la goma delantera. "Con los Michelin, si cometes un fallo, lo pagas. Deberemos estar concentrados en la conducción", ha puntualizado.
En cuanto a los rivales, opina que su compañero, Jorge Lorenzo, y los pilotos de Repsol Honda, Marc Márquez y Dani Pedrosa, serán los principales pilotos a batir, si bien considera que otros equipos satélite pueden competir con los favoritos debido, en parte, a los cambios electrónicos. "Márquez, Lorenzo y Pedrosa serán los más difíciles. Los otros pilotos de los equipos satélite pueden estar cerca. Quizá la lucha no solo estará entre nosotros cuatro, quizá habrá más", ha zanjado.
Entretanto su novia, la flamante Linda Morselli ocupaba un discreto segundo plano junto al resto de directivos de la compañía japonesa. En algunas ocasiones, mientras escuchaba las palabras de su pareja, esbozaba una leve sonrisa dando muestra de su orgulloso y su amor por el consagrado piloto.
LOS DOS PILOTOS, FINALMENTE, HAN COINCIDIDO PARA DESTAPAR LA NUEVA YAMAHA M1, PERO HAN POSADO SEPARADOS POR LAS MOTOS
Sin embargo todo sigue igual en el paddock. La relación entre Valentino Rossi y los pilotos españoles de MotoGP sigue tan fría como al término del pasado Mundial. El Doctor y Jorge Lorenzo se han visto las caras dos meses después de que el mallorquín ganase el polémico título de 2015, entre acusaciones de biscotto por parte de su compañero de equipo.
El acto de presentación de la Yamaha M1 estaba preparado para que los corredores coincidieran lo justo sobre el escenario. Fuera de cámara, el contacto ha sido inexistente. Sigue la tensión con la que terminó el último Mundial.
Los dos pilotos, finalmente, han coincidido para destapar la nueva Yamaha M1, pero han posado separados por las motos y dos dirigentes del equipo. Finalmente tuvieron que darse la mano, por petición expresa de sus jefes, para enfriar los ánimos.