Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valérie Trierweiler enfrentada con su abogada: "Habla sin saber y sin estar autorizada"

Mientras el presidente francés, François Hollande, sigue reflexionando sobre la decisión de continuar o no con su relación sentilmental, Valérie Trierweiler se recupera del disgusto en La Lanterne, residencia presidencial, o al menos lo intenta, ya que ahora es noticia por un enfrentamiento con su abogada.
Los consejeros personales de Hollande están preocupados por la situación del presidente, ya que todo este asunto podría afectar a sus funciones. Además, temen que Valérie pudiera "vengarse" y utilizar periodísticamente los secretos y confidencias de Estado a los que ha podido tener acceso en estos meses, a pesar de que ella está dispuesta a perdonar y olvidar.
Una situación que ha provocado un enfrentamiento entre Valérie y su abogada, Fréderique Giffard. La letrada realizó unas declaraciones para Le Figaro sobre estos rumores. "No está actuando y menos aún haciendo chantaje" defendía Giffard. "Pensar que pueda querer instrumentalizar su situación de debilidad es totalmente contrario a su personalidad y a su forma de concebir las relaciones humanas" decía.
Además, la abogada fue más allá, e indicó que su clienta no está "haciendo comedia" con sus problemas nerviosos, y habló sobre el posible proceso de separación en el que la pareja reflexiona. "La decisión sólo les corresponde a ellos. Es difícil para Valérie mantenerse serena frente a la presión mediática y política. Pero es consciente de que es precisa una clarificación".
También añadió que Trierweiler quiere "salir dignamente" de la situación planteada por la infidelidad de su pareja, y que "lo que realmente quiere es que esta situación pueda resolverse, para salir de ella lo más dignamente posible".
Fréderique señalaba así que lo que Valérie pretende es organizar su vida a la salida del Elíseo, en un lugar donde pueda vivir tranquila, sin ser molestada por paparazzi y reconstruir su futuro profesional.
Unas declaraciones que defendían a Trierweiler, pero que sin embargo ésta no se ha tomado muy bien, ya que se apresuró a desmentirlas a la cadena de radio Europe 1: "Habla sin saber y sin estar autorizada para ello" apuntaba.
A pesar de todo, seguro que la primera dama francesa está de acuerdo con lo que apuntaba su abogada sobre que "sigue siendo una mujer de izquierda. No creo que desee que las dificultades actuales empañen el quinquenio de François Hollande", más después de saber que busca la reconciliación.
Sólo nos queda esperar para ver como decide la pareja "clarificar" el asunto. Una decisión que no puede estar muy lejos, ya que el presidente prometió tomarla antes de su viaje oficial a Washington que tiene previsto a mediados de febrero, y al cuál Valérie se plantearía acudir.