Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valérie Trierweiler dispuesta a perdonar y reconciliarse con François Hollande

El escándalo amoroso de Hollande no afecta al índice de satisfacción de su mandatoInformativos Telecinco

Los problemas sentimentales del presidente de la República francesa siguen estando a la orden del día. Valérie Trierweiler tuvo que ser ingresada tras la tensión nerviosa sufrida por los rumores de infidelidad de su pareja, François Hollande con la actriz Julie Gayet, pero parece que está dispuesta a olvidar y permanecer junto al presidente.

Desde su salida del hospital, Valérie permanece instalada en La Lanterne, legendario palacete de Versalles y residencia del presidente francés, a la espera de que este se decida: o ella o Julie. Varios consejeros políticos y diplomáticos, citados por medios franceses como RTL o Le figaro, estiman que todo el tiempo que el presidente pase tomando la decisión supone un coste político importante.
"Si el presidente Hollande decide romper con Valérie Trierweiler, la señora debe abandonar rápidamente La Lanterne, que es una residecia de Estado pagada por los contribuyentes. Si decide continuar su relación con ella, será muy difícil que la cosa pase ante la opinión pública", explica uno de los consejeros, citado por RTL.
Tal y como cuenta ABC, mientras Hollande reflexiona sobre su decisión final, Valérie se recupera de la presión que la mantuvo hospitalizada hace unos días, en dicha residencia. Allí, cuenta con todo tipo de comodidades: piscina, pista de tenis, bodega privada y hasta un amplio bosque, donde Carla Bruni aprovechaba para hacer jogging. Además, cuenta con una docena de personas a su servicio, cocinero y médico a su disposición.
Y en esta tesitura, parece que la compañera del presidente ha hecho saber que estaría dispuesta a "perdonar y reconciliarse" con François Hollande, y acompañarle incluso al viaje oficial a Washington que tiene previsto a mediados de febrero.
Una decisión que estaría provocando el malestar del Gobierno, que temen que las crisis sentimentales del presidente terminen prolongándose y afectando a sus funciones. Y es que aunque Hollande prometió "clarificar" el asunto antes de su viaje a Estados Unidos, aún no ha tomado la decisión definitiva.
Una historia que ha creado polémica y que ha dividido a los consejeros políticos del presidente, entre los que defienden la reconciliación de la pareja, y los que prefieren verle soltero. Todo se verá con el paso de los días, aunque parece que Hollande tendrá que darse prisa y decidirse si quiere aparcar por fin la historia.