Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 20.000 personas han visitado en Valladolid la muestra 'La Vida en la Pintura Rusa del siglo XX'

Más de 20.000 personas han visitado la muestra 'La Vida en la Pintura Rusa del siglo XX' que se clausura este domingo, 28 de febrero, y que se exhibe en la Sala Municipal de Exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid.
El núcleo de la exposición no es otro que una colección de la Fundación Surikov, reunida por Dolores Tomás durante largos años y que es muestra de su interés por el mecenazgo y el coleccionismo. La Fundación ha recorrido miles de kilómetros para conseguir piezas del arte ruso gestado a partir de 1917, visión que se cierra con obras de la última década del pasado siglo XX, ha informado la Fundación Municipal de Cultura a través de un comunicado recogido por Europa Press.
La amplitud del fondo atesorado "permite crear" grandes bloques temáticos con carácter propio que se complementan entre ellos, dando lugar a una completa visión plástica sobre la realidad rusa del momento.
LA VIDA EN LA PINTURA RUSA DEL SIGLO XX
El nacimiento de la fotografía abre de par en par las puertas del arte a un mundo sin explorar, la obligación de que la obra sea un fiel reflejo de lo representado desaparece y se concede la libertad a la materia, el color y la forma.
A partir de este momento se suceden, casi de manera atropellada, los movimientos de vanguardia que surgen fundamentalmente de Centroeuropa, Francia e Italia: impresionismo, fovismo, expresionismo. Más tarde rayonismo, constructivismo, cubismo.
Para comprender la pintura rusa y su historia es importante tener en cuenta la evolución de occidente y la de Rusia. Antes de la primera guerra mundial los artistas rusos viajaban constantemente mostrando un apetito voraz por las innovaciones del cubismo parisino, el futurismo italiano y el expresionismo practicado en Múnich y en Berlín.