Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vargas Llosa y Pamuk critican a la UE por los refugiados: "La triste realidad es que no los quieren"

Los premios Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y Orhan Pamuk han criticado este miércoles las políticas migratorias de la UE y el tratamiento a los refugiados asegurando que "la triste realidad es que no quieren inmigrantes".
Ambos escritores han clausurado con una conversación moderada por la directora editorial de Alfaguara, Pilara Reyes, el seminario 'Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad', que se ha celebrado durante dos días en Casa América de Madrid con motivo del 80 cumpleaños del escritor peruano.
Durante su intervención, Vargas Llosa ha recordado a la UE que "los inmigrantes no vienen a quitar el trabajo a nadie" y que los problemas que surgen en torno a la acogida se deben a "viejos prejuicios" que han resucitado en el continente europeo.
"Es una pena pero también una realidad, y al resto solo nos queda combatirlo con argumentos muy sólidos y probados hasta la saciedad", ha aseverado el autor de 'La ciudad y los perros'. En este sentido, ha incidido en que los inmigrantes resultan hoy dia "indispensables" para que Europa "mantenga los altos niveles de vida".
"La inmigración no es tonta y no va donde no hay necesidad de que vaya, sino donde piensan que hay trabajo, porque lo hay y posibilidades de que lo creen. Es una pelea que hay que seguir dando porque los viejos demonios estñan resuciatndo, como la creencia de que hay razas mas peligrosas que otras", ha apuntado, tras instar a la UE a "abrirse a la inmigración sin fronteras y sin complejos".
En este sentido, Vargas Llosa se ha preguntado por qué en Estados Unidos no se presenta ese problema --"a pesar de la irrupción de Donald Trump"--, a lo que ha respondido que se debe a la integración y las oportunidades con las que cuentan. "Si pasan a formar parte de guetos, esos inmigrantes sí serán un problema social y una fuente de violencia indiscutible", ha destacado.
En cualquier caso, el escritor se ha mostrado "pesimista" respecto a una posible solución, debido al "sentimiento de terror" actual. "No veo que el problema vaya a desaparecer porque no se combate con la energía que se debería combatir", ha añadido.
PAMUK, "MUY ENFADADO"
En esta misma linea, Pamuk se ha mostrado "muy enfadado" con los líderes europeos, a los que ha acusado no solo de "querer crear un muro" para los refugiados, sino también de que sea Turquía la encargada. "Ahora quieren que Turquía haga el trabajo sucio y ejerza de filtro para lavarse la conciencia", ha criticado.
Así, el autor de 'Nieve' ha alertado de que esta política europea solo se preocupa de este acuerdo en lugar de atender a la pérdida de libertad de expresión registrada en el país turco en los últimos dos años. "Es peliagudo y me parece inmoral en política, los valores fundamentales de Europa que tanto me gustan están en contradicción con este filtro", ha lamentado.
El escritor turco ha afirmado que "la triste verdad es que lo dominante" en Europa es ese rechazo a los inmigrantes, algo contra lo que se tiene que luchar porque el viejo continente "no construyó esta civilización con estos principios, sino con los de fraternidad e igualdad".
LA UE, SIN LIDERAZGO
Pamuk participó entre 2004 y 2009 en las conversaciones para que Turquia formara parte de la UE, que finalmente no fructificaron. "Ahora lo que veo me parte el corazón y me demuestra que la UE no está preparada, porque no hay centro ni liderazgo político", ha destacado.
Por ejemplo, ha recordado que "mientras Reino Unido debatía si albergar 500 refugiados mas a los 2.000 que acogía, en Turquia había ya dos millones", además de observar como otros países con políticas similares como Suecia y Dinamarca "se peleaban por sus actuaciones de inmigración".
Por el contrario, ha reconocido sentirse "impresionado" por el papel de la canciller alemana, Angela Merkel, que asumió la acogida de 800.000 refugiados, algo "digno de aplaudir". "Admiro a Europa, pero hay que recordarle que construir muros es construirlos contra la fraternidad", ha concluido.